La vida se forma  de múltiples decisiones, aciertos, equivocaciones  y obstáculos que nos van modelando y nos deja hallar  y trasmitir nuestra propia conducta, la configuración de nuestra particular y maravillosa  alma.

Ads

No obstante, podemos caer en el mal  hábito de esperar que los otros, nos resuelvan los problemas o nos avalen. Lograr la independencia emocional es un proceso de total  madurez. 

Diferentes  ocasiones nuestro inconsciente nos lleva a generar  aptitudes de dependencia, puede que de manera sutil, pero que son totalmente  perjudiciales y nos frenan a que consigamos la felicidad.

Ads

La relación más fundamental  es la relación contigo mismo:

Siempre nos han  enseñan a cuidar de nuestras propias  relaciones, ya sea con la familia o amigos, pero rara vez a nutrir  la relación más duradera que tendremos para toda la vida: con nosotros mismos.  En primer lugar es librarnos por completo de las ataduras que los demás pueden poseer  sobre nosotros y permitirnos la oportunidad de autoconocernos y que otros nos amen por lo que somos y no por lo que realizamos o hacemos.

Vivir libremente:

Poseemos  el derecho a ser seres felices en los términos en los que definamos esa felicidad, de eso se trata de obtener  el manejo de nuestro propio destino. Y aunque las cosas no pasen como queríamos todo el tiempo podemos aprender la enseña  que el universo nos esté manifestando, nos transformamos en individuos mucho más fuertes, seres decididos y con las ganas de asumir cualquier  tipo de desafío.