Viajar, conocer y explorar lugares desconocidos genera grandes satisfacciones y un alto grado de bienestar emocional, es por esto que viajar es incluso mucho mejor que enamorarse, ya que viajando solo se obtendrán experiencias gratificantes, sin dolores ni amarguras por alguna desilusión o decepción.

Ads

Se ha comprobado científicamente que viajar reduce el estrés, por lo tanto, crea un estado de relajación adecuado. Mientras que enamorarse es una situación de altas y bajas las cuales hay que saber controlar en beneficio de los dos, el viajar sería mejor ya que muchas decisiones son solo propias.

Al viajar se obtiene un poco más de independencia, pues está en nuestro poder la organización en cada paso, desde la decisión del lugar de acuerdo a lo que esté a nuestro alcance costear, dándole más valor a las cosas, esto a la larga también influye a la hora de enamorarse, pues se piensa un poco más, ya que valoramos nuestro tiempo y espacio.

Ads

Viajar es mejor que enamorarse precisamente porque se tiene la posibilidad de conocerse a sí mismo mucho más, planear nuestra vida y aumentar la confianza en nosotros, también en los viajes se conoce a distintas personas, que podrían compartir nuestro destino y formar parte de nuestra vida de alguna u otra manera.

El amor es una aventura, a veces en sí no sabemos lo que queremos es por esto que enamorarnos muchas veces trae consigo experiencias poco gratas.

Cuando viajamos somos dueños de nuestras propias experiencias, buenas o malas, fueron el resultado de nuestros instintos y deseos, y no tratar de empatizar con los de alguien más.

Ads

Salir de viaje mejora la salud mental, hay quienes señalan que es mejor hacerlo por carretera, sentir la libertad, durante el viaje puede liberar pensamientos negativos, soltar, reír, llorar y hacer eso que la rutina no permite.

Viajar es mejor que enamorarse porque pase lo que pase, no nos hará sufrir, nos hace más feliz, los recuerdos que obtenemos es algo que nos llenan para siempre y que incluso nos sirven para recordar justo cuando las cosas en pareja no están bien, es un escape para seguir avanzando.

No obstante, no se descarta el hecho de enamorarse, solo que si se coloca todo en una balanza viajar nos ayuda a sobrevivir, a tener mejor humor, a mejorar la paciencia, a saber, que hay más fuera de nuestro entorno.

Pero, como todo, se necesita un equilibrio de ambas partes. Por lo que no se debe perder la oportunidad de viajar y atreverse a aventurar, tomar riesgos deja grandes lecciones de vida.

 

Ads