Hoy en día, el tema de la maternidad todavía es abordado de forma  conservadora y prejuiciosa; pues muchas  jóvenes ya no desean  tener hijos y algunas personas con pensamientos anticuados creen que eso no puede ser posible para poder tener una vida completa e incluso el deseo de no querer ser mamá puede incomodarlas.

Ads

Tener hijos es una decisión persona, en la que influyen muchas cosas como la economía, el tiempo, situación social o sencillamente  por el deseo de no querer procrear.

El psicólogo Satoshi Kanasawa menciona  en su libro que con cada 15 puntos de coeficiente intelectual que tiene una mujer, reduce  hasta un 25% su deseo de querer ser mamá.

En London School of Economics, en donde Kanasawa evaluó  los datos del National Child Development Study de Reino Unido, hallo  que aunque se manejen  variables como la economía y la educación, los resultados aún señalan  que las mujeres mientras más inteligentes son, es menos posible  que quieran tener niños. En la actualidad, muchas mujeres buscan obtener más niveles de educación  que solamente la licenciatura y seguir  su formación profesional en vez de procrear, tratan de encontrar  un futuro estable sin la necesidad de atender a alguien más; queriendo el  tiempo para cumplir sus metas y anhelos.

Ads

Las mujeres ya no conectan  la alegría  solamente con traer niños al mundo y ser madres; en investigaciones  se ha comprobado que la felicidad está menos conectada  con la maternidad e incluso en algunas encuestas se ha demostrado  como algo negativo, ya que los hijos apenas llenan  la satisfacción de una vida plena. Tener hijos es  dedicarles atención, educación y darles   de comer por muchos años, actividades que muchas  personas no desean realizar.