Se puede considerar normal y necesario, que las personas traten de balancear las distintas etapas de la vida, como las relaciones personales entre familiares, amigos y pareja, para minimizar los conflictos por la presión que unas de esas relaciones generan sobre otras.

La presión del círculo cercano, particularmente amistades, puede influenciar sobre la duración de la relación amorosa y sobre quién elegimos para conformarla. Esto se debe a que nuestros seres queridos son en quienes más confiamos y por ello damos valor a sus consejos y aprobación.

Es entonces cuando se habla de presión social, la cual se da cuando el círculo cercano nos anima o desanima de hacer algo, aunque esto no sea exactamente lo que se quiera realizar en un principio. El periodo de la vida donde más experimentamos esta presión y la obedecemos es durante la adolescencia.

Ads

Un estudio de la Universidad de Stanford, demostró que los adolescentes no tenían sus primeras relaciones de pareja al llegar a la pubertad, es decir, no era por necesidad biológica, sino por la influencia de sus amigos. Si ellos tenían pareja, entonces el individuo experimentaba la necesidad de estar en el mismo nivel.

Lo mismo ocurre con el despertar la curiosidad en las relaciones. Un estudio realizado por el Consejo Nacional de Investigación sobre embarazo adolescente y crianza, demostró que los individuos tenían sus primeras relaciones cuando sabían o sospechaban que sus amigos ya las habían tenido.

Estudios en la materia demostraron que aun cuando nos sentimos satisfechos con nuestra relación de pareja, esta resulta afectada si nuestros amigos la desaprueban.

Una de las razones que nuestros amigos nos ven menos felices de lo que deberíamos ser y su juicio tiene mayor validez porque no están cegados por el amor hacia esa persona.

Ads

Los mismos estudios demostraron que cuando nuestras amistades apoyan nuestra relación de pareja, desarrollamos mejor sentido del compromiso y satisfacción con nuestra pareja, incluso mayor seguridad en la relación.

Psicólogos como Gwendolyn Seidman, señalan que hay excepciones a la regla. Algunos individuos son capaces de resistir a esta presión si cuentan con un buen nivel de autoestima, de lo contrario, será más fácil que otros les influyan.

Cuando se tiene amigos que realmente se preocupan por nosotros, nos apoyan y demuestran el amor que sienten, vamos a buscar eso en una pareja, alguien digno de nuestra confianza, honesto.

Por el contrario, si se es de pocos amigos, sentimos que no confían en nosotros y no somos honestos con ellos, y la persona que se elija como pareja también será vacía de cierto modo.

Con información de Psychology Today.