Todos hemos oído que a las personas que ríen mucho, debemos temerle al verlas enojadas, pero ¿Por qué? Uno puede pensar que se trata solo de una frase vacía y sin sentido que la gente crea en internet, pero, la verdad es que oculta una verdad psicológica mucho más profunda de lo que podemos imaginar.

La verdad de esta frase radica en lo siguiente. El carácter de una persona es algo que no se modifica por cosas externas, va ligado fuertemente al temperamento de cada uno, y esto es distinto a la personalidad, la cual sí se adapta a cada momento o situación y es condicionada por las experiencias de vida de la persona.

Por ello, las personas modifican su personalidad conforme avanza su edad y pasan por ciertas experiencias.

Ads

Por eso, cuando vemos a una persona sonreír constantemente, podemos deducir cómo es su carácter:

Por lo general, las personas que ríen mucho, tienen un carácter e inteligencia emocional muy fuerte. El humor es algo propio de las personas con gran inteligencia emocional, y, del mismo modo que puede sonreír por casi cualquier cosa, pues tienen la inteligencia emocional suficiente para afrontar la vida con humor, esta persona puede mostrarse sumamente afectada por cosas que atraviesan esa barrera del humor.

Debe ser algo realmente fuerte para que alguien con un carácter emocional estable, se vea afectado.

Por eso, el motivo de enojo es tal, que la rabia que experimentan este tipo de personas ha de ser tomada con mucho respeto.

Ads

La mayoría, justamente por su inteligencia emocional, son capaces de mantener su temperamento bajo control, pero, la rabia, muchas veces ciega hasta las mentes más estables y puede hacernos perder el dominio de nuestras decisiones.

Ha de ser algo realmente grave como para que este tipo de personas se vea afectadas a tal punto de enojarse, por ello, no está más decir que debemos temerle a este tipo de personas cuando la rabia se apodera de ellas, pues son capaces de lastimar con crudas palabras que nacen desde lo más profundo de la razón, a aquellos que le han lastimado.