Estar en soledad no tiene nada de relación con la melancolía, más bien es un estado de independencia en el que las compañías de otras personas pueden o no estar, pero no son para determinantes para tu bienestar. Realizar o hacer las cosas solo no es algo malo, más bien es algo para aprender. De ese modo, no asociarás la soledad con la melancolía.

Siempre nos condicionamos a estar acompañados para sentirnos bien y no estar solos. Y de forma consciente o inconscientemente conectamos la soledad con la melancolía. Pero únicamente cuando estás solo haces verdaderamente lo que quieres. Es una de las enormes  ventajas de la independencia que alguna vez debes experimentar.

No tengas nada temor de sacar tiempo para ti, de continuar tus propios objetivos y de pasarla bien. Otras personas relacionan el estar solo con el aburrimiento, pero nada más lejos de la realidad. Cuando estas solo puedes hacer lo que tú quieras desde bailar de forma graciosa hasta ir a donde quieras  y esto no es nada aburrido en verdad.

Siempre recuerda que todo es cuestión de perspectiva. Si miras la soledad desde la perspectiva ideal, verdaderamente apreciarás el tiempo a solas.