Para ser feliz no son necesario los regalos, la felicidad va mucho más allá, son atenciones, cuidados, esfuerzos, pequeños detalles que lo hacen grandes por sus intenciones, y un sinfín de muchas más cosas.

En una relación, por ejemplo, la felicidad no es algo que siempre va a permanecer, pues como todo en la vida, se necesitan de buenos y malos momentos, la perfección no existe, y si hay algo que este más alejado de la perfección, son las relaciones.

En las relaciones ambos deben demostrar su mayor esfuerzo, esforzarse por lo que tienen, cuidarlo y mantenerlo si quieren que la relación tenga futuro. Esa es la única forma en que una relación pueda tener éxito.

Ads

Por eso ambos deben trabajar en equipo, para que lleguen días mejores, para el futuro y todas las cosas buenas que están por suceder. Ese sentimiento de vivo afecto e inclinación del uno por el otro, que se le desea todo lo bueno, todo lo mejor, eso es amor. Esa intensa atracción emocional con la que se desea compartir una vida en común.

El amor no se trata de callar, se trata de hablar a tiempo para que la otra parte pueda decidir si se van o se quedan. Y aunque no estén de acuerdo contigo en todo, no significa que no se quieran.

Y eso es lo que más importa. Así que, no deben preocuparse por las cosas pequeñas, simplemente no deben dejarlas pasar desapercibidas para que luego no se conviertan en grandes cosas con soluciones difíciles.

No está mal si no pueden ir a grandes viajes y hacer cosas excesivas para demostrase amor, lo importante es que en cada momento que tengan siempre presente que no deben desperdiciar ni un segundo para amarse, y hacerle saber siempre a la otra persona cuanto se le ama.

Ads

En las pequeñas cosas también se puede demostrar un gran amor, en detalles, en cosas que quizás la otra persona pueda pasar desapercibida, pero todo lo que tenga que ver con ambos es importante, y lo más valioso que ambos pueden hacer por el otro, es dedicar tiempo.