Mi perro es mi familia, no solo es una mascota

259

Mi perro es mi familia, una cita de enorme valor para el lugar de vida que varios aprecian sobre todo en el planeta.

Ads

Conoce los resultados positivos de tener ellos. Para el diccionario de la Real Academia de España, mascota es un término utilizado para expresar las funcionalidades de un animal doméstico. Se caracterizan por acompañar en todo instante a un individuo.

Pero espectacularmente esta relación entre la persona y el animal tiene historia. Los gatos fueron esos primeros amuletos que los egipcios usaban con continuidad. Más allá que en otras culturas este animal era símbolo de maldad. Cada mascota llega a tu vida, de manera rápida deja de tener ese papel y se transforma en un integrante más del núcleo familiar. Fundamentalmente los canes que tiene la aptitud de ganarse hasta el corazón más duro.

Ads

Por esa razón mencionamos que “mi perro es mi familia” y todos los días que sucede el lazo de unión se fortifica. Su amor, lealtad y fidelidad nace de forma natural en cada cachorro y este nunca pedirá nada a cambio. En esta relación es donde el sentimiento más puro y fuerte se consigue vivir y sentirlo. Por eso, decir que un perro es una mascota es la más grande mentira, la verdad nos revela que tenemos un integrante de la familia tan apreciado como el resto.

Mi perro es mi familia y este nos adopta El fenómeno de tener una mascota en el hogar y hacerla parte de la familia comienza con una aproximación del animal. Este, en un inicio nos elije, aunque suene raro, de esta forma pasa. Su aptitud de interpretación es superior y como humanos poco nos percatamos. Al conseguirlo se crea un vínculo muy fuerte en la familia, en donde enormes y chicos aportan su granito de arena para ofrecerle el cariño que se merece.

Somos el enfoque central del animal Es simple ver como el perro empieza a tener una conducta muy ligado con nuestra presencia. Oséa, come o hace sus pretenciones cuando nos encontramos con ellos. Además manifiestan sus emociones cuando nos encontramos a pocos metros de distancia y lo hacen entender moviendo su cola y colocándose cerca de la puerta. Su necesidad de conformar parte de la familia.

Ellos se ajustan muy bien a la rutina de bajarlos o proporcionarles de comer. Inclusive se ajustan con simplicidad al trato que reciben sin sentirse desplazados o desequilibrados. Es habitual en ellos su naturaleza es ofrecer y recibir amor.

Ads

Mi perro es mi familia y por eso lo adoro. Un cambio extremista de vida Cuando el desarrollo de adopción se transporta a cabo sucede un cambio extremista en la vida de los perros y de los humanos. Su naturaleza les hace defendernos y los enlaces de amor se estrechan cada vez más. Nos convertimos en todo para ellos logrando un lazo que ningún ser humano consigue con otro de su misma clase.

Son los especiales escuchando Su aptitud de atender y escuchar es fenomenal. Tenemos la posibilidad de expresar nuestras emociones sin ningún tabú, aguardando sencillamente un desahogo de nuestras alegrías y males. Esta es una de sus primordiales características, el escuchar mejor que algún ser humano.

Ellos te miran y saben de manera rápida como te sientes. Si es una emoción triste buscan la forma de alegrarte. Nos protegen a como dé lugar Su instinto animal les hace ser efectivos frente algún amenaza o ataque que sufra algún integrante de la familia. Aunque sus lazos tienden a ser más fuerte con uno de los pertenecientes, la custodia es integral. Da igual lo que logre pasar, un perro va a hacer hasta lo irrealizable para que no ocurra nada en contra del núcleo familiar.

Mi perro es mi familia y forma parte del árbol genealógico El perro llega a tener escenarios participativos en una familia al nivel de ser considerado un hijo o hija. Esto, debido al amor incondicional que los humanos dan a sus perros chiquitos y al reves.

Últimamente la familia clásico logró calar al nuevo servicio popular. Se les conoce como familias interespecies, en donde una mascota forma parte activa del lugar de vida. Desde tener una cuarto hasta un plato en la mesa. Desde la revista Humanity & Society han creado un estudio psicológico de esta relación. Mi perro es mi familia es una declaración que los profesionales Nicole Owens y Liz Grauerholz trataron de transcribir. El tener en cuenta a estas mascotas como integrantes de la familia es positivo.

El inconveniente es cuando olvidamos que un perro es un perro y lo humanizamos; esto, según Maricarmen Castro, integrante del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y de la Organización Hydra, es un error. En psicología esta actitud representa una carencia emocional en la persona, teniendo en cuenta que el perro es humanizado. Los profesionales tienen la posibilidad de canalizar esta circunstancia evadiendo que se descontrole al nivel de perder la noción de la verdad. La afirmación “Mi perro es mi familia” es efectiva, mientras que no debemos olvidar que todavía es un animal y no un ser humano. Para acompañamiento en caso del deceso de la mascota, el Psicólogo puede ofrecer asistencia psicológica para sobrepasar el desarrollo de desafío.

Ads