Mario Benedetti fue un escritor, dramaturgo, poeta y periodista uruguayo. Perteneció a la llamada “Generación del 45”. Este grandioso escritor fue un viajero del mundo, fue un aventurero nato. Sus obras abarcaron diferentes géneros narrativos, dramáticos y poéticos. Realizó cuentos, poesías, novelas, ensayos, canciones, entre otras.

Su poesía fue una huella que marcó a muchas personas. En esta oportunidad, presentamos una de sus grandes majestusas poesías, “No te rindas”, en la cual se demuestra gran valentía y perseverancia para cumplir los sueños, pues tiene las palabras justas y exactas para alentarnos y motivarnos a seguir los sueños.

“No te rindas” de Mario Benedetti

Ads

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Ads

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Ads

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Ads

Y se calle el viento,

Ads

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Ads

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Y es que, esta poesía describe mágicamente y con palabras tan sublimes y hermosas, que no hay sueño más imposible que el que no se intenta, el que no se lucha, el que no se trabaja por hacerse realidad, hasta verlo cumplido, materializado y palpable. Que si hay siquiera esa pequeña semilla en nuestra mente y corazón es por alguna razón.

Y esa razón es que somos capaces de lograr todo lo que nos propongamos, por más difícil que parezca al principio, por más vacío y distorsionado que esté el camino al emprender ese mágico y aventuroso viaje, porque si algo debemos estar seguros, es que encontraremos las maneras y herramientas necesarias para lograr materializar todos nuestros sueños.