La influencia de la minoría mundial que tiene la mayor parte de la riqueza y poder es muy complicado  de captar, pero esto puede  estar afectando en la  vida muchas persona de forma manera  sutil. 5 aspectos  que reflejan que podemos estar padeciendo de  adoctrinamientos que perpetran el adormecimiento social.

Ads

 

“Maneras de sufrir de manipulación social sin nosotros saberlo”

 

  1. Competencia:

Desde la niñez  nos inducen a creer  que hemos de ser mejores que los otros, ya sea en ámbitos sociales, personales, físicos, mentales o económicos, con el fin de alcanzar el éxito. “Divide y reinarás” esta frase refleja la tradición de inducir a la individualidad y la competencia con la única finalidad  de alejarnos de nuestro potencial como conjunto.

Ads
  1. Necesidades infundadas:

Pareciera  que siempre nos sobra o nos falta algo, ya sea  para parecernos a aquellas  personas que parecen  en cartelera, y que se ven realmente felices.  Parece que sufrimos de un  vacío existencial, el cual nos recomienda en  rellenar con cosas materiales.

  1. Éxito aparente:

Existe el pensamiento de que sólo se encuentra   el éxito por medio de títulos y diplomas; y que dicho éxito significa lograr  estatus económico y social, prestigio, una pareja atractiva e hijos de ambos sexos. Éste pensamiento nos hace más que distanciarnos  del verdadero sentido del éxito, el cual es sumamente personal y se consigue  logrando una coherencia entre los sueños, las acciones, los pensamientos y las emociones.

  1. Lucha mediática y desinformación:

En la actualidad  es complicado de  creer en cualquier tipo de  noticia sin antes hallar  varias fuentes, ya que el amarillismo y los trolls están a la orden del día y, habiendo mucha  información, finalizan  generando ignorancia y distracción de lo que realmente está pasando.

Ads
  1. Apatía:

Asaltos, robos, asesinatos, abusos, corrupción, pobreza, entre otros… pasan a ser tan común  que desarrollan  una extrema apatía. Nuestras vidas están tan bombardeadas de estos  nefastos  momentos que terminamos por normalizarlas, generando un aislamiento sentimental.

Es por esto que si verdaderamente  queremos  cambiar al mundo lo ideal  que podemos hacer es aprender y enseñar; compartir, actuar con solidaridad, cultivar el autoconocimiento y la introspección.