Los 11 mandamientos de la Iglesia de Satán son mucho más sensatos de lo que imaginarías

29

Habitamos una era donde “la conciencia” se perfila como el siguiente enorme mercado. En sintonía con esta predicción podemos consultar cómo la Red está verdaderamente plagada de preceptos neomísticos, alquimia autosuperacional y discursos numerosos que, rescatando pinceladas de tradiciones orientales, herméticas u ocultistas, te proponen qué llevar a cabo y cómo presenciar la vida si es que deseas apresurar tu evolución espiritual, purificar tu cabeza o inclusive lograr misiones todavía más radiantes, entre otras cosas “conseguir poder por medio de la virtud” o “regresar a la naturaleza radiante”.

Ads

Justo en la mitad de esta mezcolanza neomística, y a lo mejor producto de ella misma aunque bajo una continuidad un poco diferente, podemos encontrar las 11 reglas de la Iglesia de Satán. Impregnados de una carga cultural negativa –todo lo asociado a Satán se considera per se como algo violento, macabro y siniestro– y en este sentido contrarios a parte importante de la retórica nuevoespiritual, estos mandamientos acaban resaltando, sorpresivamente, por su sensatez y honestidad.

Estos 11 mandamientos fueron redactados en 1967 por Anton Szandor LaVey, creador de la famosa Biblia Satánica y quien se considera como el principal creador del credo moderno cerca del satanismo, exactamente de la Iglesia de Satán. Cabe indicar que el hecho de etiquetar una secuencia de premisas como “reglas” les brinda ya una alguna carga dogmática y evidentemente imperativa, algo que a varios incomodará cuando se habla del avance espiritual o el diseño de una filosofía de vida.

Y sobra decir que, del mismo modo que con algún otro precepto, pareciera arriesgado adjudicarles una exactitud absoluta y excluyente. Pero ya en otra oportunidad evidenciamos lo razonables que son los siete dogmas de este mismo credo y, sin embargo, las 11 reglas acaban revelándose con todavía más grande lucidez que los anteriores.

Por este motivo decidimos compartirlos con ustedes en un gesto en pos de la apertura cultural y que, en contraste con la retórica ya predecible del misticismo contemporáneo, puede proveer algo de esta forma como una bocanada de aire fresco.

1. No des tu opinión o consejo a menos que te sea pedido.

2. No cuentes tus inconvenientes a otros a menos que estés seguro de que quieran oírlos.

Ads

3. Cuando estés en el hábitat de otra persona, exhibe respeto o mejor no vayas allá.

4. Si un invitado en tu lugar de vida te enoja, trátalo cruelmente y sin piedad.

5. No hagas adelantos sexuales a menos que te sea dada una señal de apareamiento.

6. No tomes lo que no te forma parte a menos que sea una carga para la otra persona y esté clamando por ser liberada.

7. Reconoce el poder de la magia si la has empleado exitosamente para conseguir algo esperado. Si niegas el poder de la magia luego de haber acudido a ella con triunfo, perderás todo lo conseguido.

8. No te impacientes por algo que no tenga que ver contigo.

Ads

9. No hieras a jovenes chicos.

10. No mates animales no humanos a menos que seas atacado, o para alimento.

11. Cuando estés en territorio abierto, no molestes a nadie. Si alguien te molesta, pídele que pare. Si no lo realiza, destrúyelo.