Para comenzar a indagar un poco sobre este tema, estaremos definiendo en principio y brevemente acerca de las familias homoparentales.

Ads

A través de la definición que da Wikipedia se considera familia homoparental a aquella donde una pareja de hombres o de mujeres se convierten en progenitores de uno o más niños.

Las parejas homoparentales pueden ser padres o madres a través de la adopción, de la maternidad subrogada o de la inseminación artificial en el caso de las mujeres. También se consideran familias homoparentales aquellas en las que uno de los dos miembros tiene hijos de forma natural de una relación anterior.

A pesar de que se esté viviendo en una época moderna, en la actualidad siguen existiendo los prejuicios. Pues se consideran a las familias homoparentales en general, y a la adopción homoparental en particular, como temas de continua controversia política en muchos países occidentales, y frecuentemente forman parte de las guerras culturales entre conservadores y sociales liberales.

Ads

Esto ha generado que, desde las corrientes del pensamiento conservador, religioso o no, se afirma que el único diseño válido de familia es el tradicional, constituido por un hombre, una mujer y su descendencia.

Como consecuencia, otras formas, en especial las familias homoparentales, integradas por parejas del mismo sexo y sus hijos, son descalificadas por esa visión inflexible que se empeña en negar realidades que le resultan incómodas.

Los más ortodoxos sentencian con ligereza que las parejas del mismo sexo no deberían tener niños porque no estarían en capacidad de criarlos, ya que su forma de ser predispondría a los más pequeños a problemas de identidad sexual y los expondría a perjuicios psicológicos.

Sin embargo, las dinámicas sociales se han encargado de ser evidencia de todo lo contrario. De hecho, un estudio de Gartrell y Bos, difundido por la revista Pediatrics (medio divulgativo oficial de la Academia Americana de Pediatría), confirma que no existe diferencia alguna en el desarrollo psicológico, social y sexual entre hijos que crecen en familias de padres homosexuales o heterosexuales.

Ads

Adicionalmente, esta investigación realizada en año 2010, reconocida como la primera en hacer un seguimiento desde la niñez hasta la adolescencia de niños con dos madres, documenta que estos chicos demostraron mejores resultados escolares y sociales, así como menores niveles de violencia o desobediencia, con relación a hijos de padres heterosexuales.

Todo ello pone de manifiesto que las parejas del mismo sexo tienen plenas capacidades para criar niños, social, psicológica y sexualmente saludables.

En ese sentido, Voz Latina LGTBI aboga por el respeto a todas las familias por igual y hace notar que el único daño psicológico que pudieran sufrir los hijos de padres del mismo sexo sería el terrible estrago social del bullying, alimentado por mentes adultas heteronormadas, llenas de prejuicios.