La edad en donde una niña tiene su primera menstruación, para dejar atrás esta etapa de niñez y entrar a la adolescencia, juventud y luego a la adultez, está directamente ligada con su salud, por lo que hay que estar muy pendiente de las señales.

A la primera menstruación se le llama menarca, y es un hito en el organismo femenino, que atraviesa por diferentes cambios para lograr fecundar y generar un feto. La llegada de la primera menstruación tiene mucho que ver con la salud de las mujeres, dependiendo si esta se presenta antes o después del rango normal en el que debería aparecer.

La edad normal en la que llega la primera menstruación o menarca es entre los nueve (9) y los trece (13) años de edad. Sin embargo, hay quienes la presentan de forma precoz o tardía.

Ads

Menarca precoz.

De acuerdo con la coordinadora de la Clínica de la Mujer del Hospital 9 de julio, en San Pablo, la ginecóloga brasileña Bárbara Murayana, si las niñas presentan su menstruación antes de los nueve (9) años, tienen un riesgo elevado de contraer enfermedades.

“Las niñas que menstrúan muy jóvenes tienen un mayor tiempo de periodos menstruales a lo largo de la vida, lo que las deja más expuestas a hormonas, como el estrógeno”, indicó.

El estrógeno es la hormona que tiene como función controlar importantes funciones como la ovulación, el revestimiento del útero y el mantenimiento de las características femeninas, como el crecimiento de los senos y la forma del cuerpo.

Ads

Sin embargo, la menarca precoz también predispone a enfermedades que requieren del estrógeno para desarrollarse, como cáncer de mama, endometrio y útero, así como la endometriosis y adenomiosis, entre otras.

Asimismo, la incidencia de estos padecimientos también es mayor en quienes presentan menopausia tardía, pues también deja expuesta la exposición al estrógeno.

No obstante, el tener esta predisposición, no quiere decir que ciertamente se vayan a padecer estas enfermedades, sino que sólo es un factor de riesgo del que las féminas deben estar pendientes toda su vida, acudiendo constantemente a consultas médicas, adoptar hábitos saludables para prevenir la enfermedad, o en determinado caso, tratarla rápidamente.

Menarca tardía.

A pesar de ser considerada retrasada, la menstruación después de los catorce (14) años no causa daños a largo plazo.

“No hace diferencia en el futuro si la niña menstruó con once (11) o catorce (14) años, lo que siempre debe ser investigado es la ausencia de la menstruación en adolescentes mayores, pues puede ser signo de anormalidades fisiológicas o enfermedades como desnutrición”, explicó la experta.

Ads

La especialista Murayana precisó que, si el cuerpo de la niña se ha desarrollado y no ha menstruado después de dos (2) años, se debe consultar con un médico, pues se puede deber a una anormalidad.

“A veces, ella tiene todas las señales del ciclo menstrual, como cólicos, pero no hay sangre, lo que puede indicar alguna malformación que obstruya la salida de la menstruación”, advirtió.

Cómo actuar ante una posible situación, o algún caso similar.

Algo muy importante que deben de realizar las madres de las niñas que están en edad de su primer periodo, es estar muy atentas a todas las señales y cambios que podrían indicar que su hija menstruará por primera vez, como el crecimiento de los senos, y la aparición de vello púbico.

Además, se debe acompañar esta vigilancia, con el seguimiento de un pediatra o ginecólogo para evaluar si el desarrollo se está presentando de manera normal, sobre todo si las señales surgen antes de los nueve (9) años.