Normalmente, los padres piensan que las madres son más influyentes con las niñas que ellos, pero nada más lejos de la realidad, ya que normalmente las niñas son quienes tienen una relación mucho más cercana con los papás.

Ellos, por tanto, cumplen un papel muy importante en la vida de sus hijas porque son aquellos que cumplen aquel rol que una mamá jamás podrá sustituir: aportar la perspectiva masculina al desarrollo de la pequeña.

Y esto se confirma a través de una investigación conducida por Harvard Bussiness School, la vida de los hombres mejora cuando tienen una hija, debido a la gran cantidad de cambios que experimentan.

Ads

Ser padre o madre cambia la vida de cualquiera, sin embargo, en específico la vida de los hombres cambia cuando tienen una hija, pues esa experiencia genera muchos cambios positivos en su vida con respecto a aquellos que tienen hijos varones.

De hecho, el estudio afirma que en términos generales es que hacen hasta lo imposible por ser mejores padres.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación al frente del estudio grabó medio centenar de padres con sus hijos e hijas y determinó que los padres pasaban un 60% más con las niñas.

Además, en ese lapso hablaban más de sus emociones y sentimientos que aquellos que eran padres de niños.

La razón de este comportamiento que además es totalmente tierno, se debe a que los hombres cambian su perspectiva de lo que significa ser mujer, cosa que no sucede cuando son padres de niños, puesto que la tendencia es criarlos con las mismas reglas que sus padres aplicaron con ellos en la infancia.

Ads

Además, tener una hija permite que los varones exploren su sensibilidad, prueba de ello, aquellos que no dudan en vestirse de princesa o dejarse pintar la cara con tal de complacer a la reina del hogar.

Otra ventaja, afirma la Harvard Bussiness School es que los que viven la experiencia de la paternidad de esta forma también aprenden a negociar, así como a valorar más que nunca antes en su vida a las mujeres.

Lo anterior se debe a que para nada les gustaría que nadie replicara algún tipo de maltrato con su hija. Además, se sabe que la influencia de los padres en la vida de sus hijas es poderosa e influye de manera positiva en la manera en que viven sus relaciones de pareja.

Así que, para los hombres que están leyendo este artículo, no duden ni un segundo, en darle a su hija o hijas todo el amor del mundo.