La sal, es uno de los productos que tiene mil utilidades además de la gastronómica, pues dentro de esos tantos usos, la sal es usada por muchos siglos atrás, para limpiar y purificar.

Pero más allá de rituales mágicos, a continuación, presentamos una lista de usos de la sal que seguramente, la mayoría de las personas desconocíamos. Por lo que, a partir de este artículo, y la información aquí suministrada, podemos aprovechar este producto en sus miles de formas y que nunca falte en nuestro hogar.

  • Destapa tuberías: Una de las cosas más frecuentes que nos ocurren es que, alguna tubería de nuestro hogar colapse o se tape por los diferentes residuos que son evacuados por allí. Así que, antes de comprar un químico que nos resuelva este inconveniente, probemos con agua caliente y sal, vertiéndola por el agujero, no solo elimina la grasa o residuo de la tubería, sino que también el fuerte olor que suele salir por ella.
  • Enjuague bucal contra bacterias: Mezclar agua tibia y sal y hacer buches. Si se sufre de gingivitis, es un buen remedio para palear esta afección, además que actúa como un antibacterial potente.
  • Reaviva los colores de las telas: Preparar agua salada muy concentrada y con un paño restregar en las manchas y la suciedad pegada a cualquier tela, y veremos cómo además con un lavado, todo vuelve a verse impecables.
  • Contra las hormigas: Si este insecto es parte de nuestro hogar, la solución definitivamente podría ser la sal. Colocar sal en diferentes sectores donde veamos que se hace el camino de hormigas, esto no solo las aleja, sino que también ayuda a reducir la humedad.
  • Pulir: La plata y el cobre suele perder su brillo con el tiempo, para evitar esto, se puede mezclar vinagre de manzana y sal, y tendremos una súper fórmula para eliminar las manchas y recuperar el brillo de los metales.
  • Blanqueador natural de dientes: Mezclar este producto junto con bicarbonato de sodio 50 /50 y cepillar los dientes. No solo combatirá la placa bacteriana, sino que los dientes se verán como perlas blancas.
  • Para lavar ropa: Al final del lavado, se puede colocar un poco de sal, y veremos que la ropa no solo sale limpia, sino que suave con el plus de que la sal evita que se encoja la ropa. Y si, colgamos al sol potenciará su efecto.
  • Limpia ventanas: Mezclar sal y agua tibia, y colocar el producto en un rociador, se notará que brillantes y limpios quedan.