La infidelidad es algo que muy pocas personas suelen realmente perdonar, y digo “suelen” puesto a que algunas parejas tras una infidelidad, siguen juntas, pero eso no significa que haya existido un sincero perdón, la confianza ya no será la misma y siempre existirá una incertidumbre de que posiblemente pueda haber otra traición. La infidelidad parece que va en aumento así que por esta razón,  la Universidad de Tennessee en Estados Unidos, se dio el trabajo de hacer una investigación acerca de los motivos por la cual se comete una infidelidad.

En el estudio se apreció una participación de 104 personas cuya edad promedio era de 22 años de edad y quienes mencionaron algunas causas que los llevo a ser infieles.

Algunas de las respuestas para tratar de justificarse por su infidelidad fueron, la falta de amor, la venganza, la falta de deseo sexual, la tentación, el querer experimentar con algo más, entre otras justificaciones.

Lo que más llamo la atención, fueron dos respuestas que se repiten con más frecuencia entre los más jóvenes. Los dos principales motivos fueron: la independencia y la sensación de no sentirse satisfecho.

Ads

Este argumento se da debido a que los jóvenes no creen en el matrimonio y prefieren tener la libertad de seguir experimentando nuevas experiencias  con el propósito de encontrar su satisfacción y aprender más sobre su sexualidad.

La justificación de la “independencia” fue uno de los principales motivos, y fue dicho por  73% de los participantes, y es que se dice que la sociedad se ha vuelto más permisiva al ir integrando a ello el uso de la tecnología, ya que es algo que te puede permitir conocer gente de tu mismo entorno creando así la tentación de ser infiel.

Por ejemplo, Maria Avgiyis, fundadora de la página de citas Agape Matchmaking explica en el ‘The New York Post’, que la juventud está ciertamente en una constante búsqueda de descubrirse y la tecnología aumenta la curiosidad sexual que puede poseer, los millennials tienden a ser más propensos a engañar para explorar su nivel de “madurez”.

No es para menos, ya que la forma de relación ha ido cambiando. Hoy en día quien acepta la idea de casarse es porque así lo desea, a diferencia de tiempos pasados donde llegaba a ser una obligación. De igual manera se puede optar por la elección de vivir en concubinato o cada quien en su casa.

Ads

En conclusión, los especialistas añaden que otros de los motivos que encontraron fueron desde la culpa de una borrachera, hasta que lo prohibido les resulta atractivo.