Siempre nos encontramos  sometidos a la exposición de  muchas personas, acostumbrados desde niños  a tratar de conseguir  la aprobación de los otros, Algunas veces adaptándonos a lo que se espera de nosotros mismos, conectando  aprobación con amor.

Ads

Ser conscientes de que puede haber  una   persona que no reconozca nuestra valor, resulta de mucha  utilidad para filtrar lo que decimos  que nos interese. Pero que  no reconozcan  nuestro valor y que aparte  está frecuentemente  desalentándonos puede parecer  el modo más malvado  de sabotear nuestras propias vidas.

Delimitarnos por carecer  de reconocimiento y confianza en uno mismo, nos obligará a estar en un lugar muy  inferior  y si logramos  a estar donde deseábamos, obtendremos una  sensación de que no lo merecemos, que no hemos realizado  lo suficiente, que ese puesto  le corresponde a otra persona, o que fácilmente  no ha sido por mérito propio, sino más por algún factor externo fuera de nuestro propio  alcance, donde incluso  la suerte tiene cabida.

Todos poseemos  habilidades totalmente  increíbles, para nada  necesitamos de la aprobación de las demás personas. Así que no nos debe importar  plantarnos en nuestras posiciones, si en ella sentimos mucha felicidad, debemos ignorar por completo  los juicios y  criticas de los otros.

Ads