Aunque suene un poco ilógico e incrédulo, llorar por el ex puede tener más beneficios de los que creemos, o al menos eso confirmó un estudio científico realizado por el cetro médico St. Paul Ramsay.

Generalmente todas, o en su gran mayoría, las rupturas amorosas suelen ser sumamente dolorosas, tanto que provocan inmensas ganas de estar todo el día acostado y llorando como si no existiera un mañana. Sin ánimos, y sentir como se cae el mundo a pedazos en segundos.

Pero, con el tiempo y las experiencias, se ha confirmado que llorar ayuda a sacar todas las angustias que atormentan, además de que es una reacción natural del cuerpo cuando las emociones tienen un impacto fuerte en nosotros, ya que podemos llorar tanto de tristeza como de felicidad.

Ads

Lo que no se sabía, es que expertos aseguran que llorar puede ayudar a algo más que jamás creímos fuese cierto.

Los expertos dicen que por medio de las lágrimas se libera prolactina, adrenocorticotrópica y leucina encefálica.

En otras palabras, cuando lloramos ayudamos al cuerpo a que queme calorías y de este modo, resulte más fácil bajar de peso. Sí, así de fácil puede ser bajar los kilos extras y sólo se necesitará llorar.

El estudio explica que cuando se eliminan las hormonas ya mencionadas, se reducen los niveles de cortisol, la misma sustancia que beneficia a la retención de grasa en el organismo. De este modo, cuando lloramos tenemos una sensación de relación y alivio, lo que evita aumentar de peso.

Ads

Más que un apoyo de las lágrimas, se trata más de que no se repriman y atrasen las ganas de llorar, lo que ayuda a no acumular grandes niveles de cortisol, provocando así un aumento de grasa.

Independientemente de que llorar haga bajar de peso y libere estrés, liberar el llanto ayuda a limpiar el alma, a sentirse mejor con uno mismo y a desahogarse.

Es un hecho que cuando lloramos bajamos de peso, pero los expertos explican que esto es solamente cuando el llanto es provocado por una pena, por enojo, estrés, rabia o tristeza, no cuando decides llorar sólo por hacerlo, sino que estés tratando de desechar algún sentimiento que te esté inquietando.

Por lo que, si se tiene ganas de llorar, hay que hacerlo sin dudar, pues así se aprovechara cada momento que genere el llanto, ya que mientras se intenta limpiar el corazón, también se bajará de peso.