Existen cosas que están fuera de nuestro dominio y que es algo que solo dependen del tiempo, él es el único que puede colocar cada cosa en su lugar. Por mucho que deseemos  que la realidad sea distinta, no todo sale de acorde a nuestros deseos y eso está bien. No te culpes, pues nos encontramos donde debemos y si algo no ocurre  como esperábamos es porque algo mejor vendrá a nosotros.

Comprendemos que las cosas no pasan en el momento que verdaderamente queremos y comenzamos  a valorar el proceso de espera. En este proceso nuestras convicciones maduran por completo. Algo así parecido con nuestras propias metas, no consiste de sentarse a esperar que se cumplan, sino más bien de mantener la serenidad y dejar que todo fluya a su ritmo de forma natural.

Todas las cosas que  son para ti, tarde o temprano será tuyo, internaliza en tus pensamientos que las cosas no siempre pasaran en el preciso instante que las queremos, y eso es  parte del ciclo natural de la vida humana. A parte, debes permanecer con tu mente abierta para que puedas observar  el lado positivo de las cosas.