Gloria Husmann y Graciela Chiale, coautoras del libro ‘Resiliencia, del vidrio roto al vitreaux’, sostienen que:

Ads

“Hay personas que frente al menor obstáculo inmediatamente se repliegan y se sienten las más desdichadas del mundo. En esos casos hay que tener conocimiento de que existen muchos recursos nuevos que el ser humano tiene a su alcance. El punto es encontrar o desarrollar esta característica de resiliencia que nos habilite nuevas herramientas”.

Ads

Husmann y Chiale también revelan que: “Hay personas que tienen naturalmente esta capacidad de ver la luz dentro de la oscuridad, y hay otras que pueden entrenarse durante toda su vida para lograrlo».

Como se sabe, todas las personas somos diferentes y, por consiguiente, actuamos de acuerdo a nuestras propias ideas y pensamientos. Existen personas que evaden las circunstancias negativas y se enfocan en lo positivo. Pero también hay quienes se olvidan de lo bello de la vida enfocándose solo en lo “negativo”.

En la vida, no se trata de ser personas extremistas, sino realistas. Ver las cosas desde un punto de vista terrenal y materializar las soluciones en lugar de solo pensarlas o planearlas para determinados problemas y/o situaciones que se presentan en la vida.

Debemos asumir y enfocarnos en que todos tenemos la capacidad de resistir, tocar fondo y encontrar el impuso para salir nuevamente a la superficie; aunque a algunas personas les cueste más que otras descubrir y desarrollar esta capacidad, no es algo imposible de cumplir, solo hay que ser perseverante y paciente.

Para este punto, Alejandro Gorestein, periodista y autor de ‘Resiliencia: Vidas que enseñan’, lo explica de la siguiente manera: «Hay gente que niega y evade la circunstancia negativa que le toca atravesar, razón que le impide hallar respuestas en la resiliencia, es decir, en el interior de sí mismo…

Ads

…Uno de los componentes de la resiliencia es la introspección, mirarse al interior de uno mismo, preguntarse y darse una respuesta honesta. Muy ligado a lo anterior se encuentra la iniciativa, esa capacidad de hacerse cargo de los problemas y ejercer acciones positivas sobre ellos».

La resiliencia o capacidad de superar crisis traumáticas a lo largo de la vida, permite fundamentalmente desarrollar nuestra propia fortaleza. Pero además de esto, ser resilientes suma a nuestras vidas una serie de beneficios que Gorestein detalla de la siguiente manera:

  1. Empatía, conocimiento y manejo adecuado de las relaciones interpersonales, en la familia y con los amigos.
  2. Sentido del humor positivo.
  3. Mejor percepción de la calidad de vida y menos enojo.
  4. Ampliación de la red vincular.
  5. Mejor actitud de afrontamiento de situaciones de estrés inevitables.
  6. Desdramatización de los hechos cotidianos, menos negativismo.
  7. Mayor coeficiente intelectual y mejores habilidades para resolver los problemas que se presenten.
  8. Disminución de los niveles de ansiedad y de depresión.
  9. Buenos estilos de enfrentamiento.
  10. Autoestima alta.
  11. Sentimientos de esperanza.
  12. Autonomía e independencia.