Las relaciones interpersonales  fundamentan  sus lazos  en acciones  de entregar  y recibir, en un balance  que se consigue  al estar ambas  partes involucradas y totalmente dispuestas a ofrecer, preferiblemente en la medida en la cual reciben. Pues en este  momento nos  referimos a relaciones balanceadas.

Ads

Algunas  veces se dice que en las  relaciones siempre  hay  alguien de la pareja  que ama mucho  más, pero cómo podríamos asegurar algo que es  tan relativo. Si bien es algo ya  imposible de  afirmar que en las relaciones hay una persona  que ame más que otro.

Ads

Algo que no podemos  negar para nada  es que existen  distintas formas  de demostrar amor y de amar como tal. Las personas que se llevan el  premio son  aquellas que son  detallistas, dedicadas, consecuentes, que están siempre ahí y que  de alguna forma  siempre actúan  del modo  que se espera de ellos.

Cuando somos nosotros mismo  lo que amamos solemos siempre cometer la equivocación  de darle a esa persona lo mismo que recibamos, todo depende de lo que obtengamos o lo que nos den para nosotros dar.

No  debemos sentirnos agobiados, solo debemos comprender  que no somos iguales y que cada persona  entrega  en la medida de lo que tiene y a su vez, está dispuesto a dar. No podemos obligar ninguna persona  actuar  como nosotros lo haríamos, pero sí podemos optar por algunas  medidas en relación a lo que nos dan.

Podemos continuar  dispuestos a entregar, pero sin importar  lo que  recibamos, podemos redistribuir lo que entregamos y guardarnos algo  o fácilmente  decidir cambiar procurando un balance.