Cuando culminamos  una relación amorosa, solemos pasar por lo mínimo unos tres días totalmente destrozados, sin salir, llorando a cada rato. Nuestros amigos o familia se convierten en  nuestros terapeutas, ya que  nosotras estamos muy  acostumbradas a sacar cada uno de  los sentimientos que cargamos.

Ads

No obstante, los hombres parecen ser totalmente inmunes a esto y el fin de semana luego  de una separación, salen con sus amigos como si nada fuera pasado. Al parecer no se encuentran  afectados por el hecho de finalizar  la relación y eso a nosotras nos hiere demasiado.

 Pero la pura  verdad es que sí les interesa. De hecho, es posible  que nunca se repongan de esa separación  después de una relación tan  significativa.

De acuerdo con una investigación publicada en SAGE Journals la cual  evaluó  la respuesta de  algunos  eventos de la vida de 2 mil hombres y mujeres divorciados, los hombres no tienden a superar de manera adecuada  sus relaciones anteriores  y significativas.

Ads

Por su lado, las mujeres de la investigación manifestaron   indicios de haberse vuelto más extravertidas en los años posteriores a sus divorcios, mientras que los hombres se pusieron  inestablemente emocional  raíz de la ruptura.

 Esto indica  que aunque al comienzo  nosotras nos vemos mucho más afectadas, lo superamos a poco a poco, mientras que los hombres guardaran  los sentimientos tristes que rodean la separación amorosa en los próximos años (al menos un rango de  6 y 9 años, que fue la duración de la investigación).