La fidelidad es simplemente una alternativa  que obtenemos  cuando nos relacionamos con una persona  en un  nivel afectivo. Claramente  la fidelidad tendrá un  gran peso para cada individuo  y en cada relación amorosa  tendrá  una posición que otorgara  como resultados, acuerdos tácitos o explícitos relacionados  la aptitud  de cada una de las partes en vinculación  a terceras personas.

Ads

Cuando verdaderamente se  ama a una persona, la fidelidad para nada es un castigo, ni una  penitencia, simplemente  es un placer. Algo que resulta de forma  natural y congruente con lo que se siente, el respetar a la persona que  ha decidido compartir por decisión, parte de su vida con nosotros.

Ads

Una  infidelidad es la manera  más fácil  de colocar  en juego una relación, aquella persona que comete un  acto de infidelidad, debe saber  si se  descubre, eso puede costarle la pérdida de su pareja  o por lo menos estará sometido a una relación completamente fracturada.

Si una persona no esta del todo  preparada  para tener una relación, si se le vuelve  un problema el respetar, el no agarrar  las oportunidades que se le manifiesta  en cuanto a terceras personas, debe  vincularse bajo términos  que le permitan colocar  nexos adicionales a los de la pareja, sin que eso sea un inconveniente.

La otra alternativa  es estar soltero y así  no le debes  respeto a nadie  y mucho  menos rendir cuentas, sino solamente a tener  relaciones esporádicas, amistades con derechos, relaciones para satisfacer una necesidad, etc…  pero  obviamente sin aspiraciones emocionales.

Nunca debe ser una opción, herir  aquella persona que  nos ama por la incapacidad de retribuir ese amor de manera  saludable  y sincera. Cuando se tiene una relación al mismo tiempo se asume un compromiso, se debe hacer desde el corazón, donde ninguna persona  nos tenga que pedir que lo  respetemos o  que le seamos fieles.