El pequeño con el pijama de rayas – Entre los valores y la ideología

381

El pequeño con el pijama de rayas es una historia de dos jovenes que brindaron una sorprendente asignatura. Conoce todo sobre ellos y cómo superaron las barreras.

Ads

El pequeño con el pijama de rayas es una película ambientada en la Alemania Nazi fundamentada en el libro de John Boyne que se divulgó en 2006. Hablamos de la crónica de dos jovenes que se conocen en un ámbito hostil. Uno de ellos es descendiente de un soldado Nazi (Bruno) de prominente rango y el otro es un pequeño judío (Schmule). Los dos fueron criados con valores e ideología diferentes, pero el cariño de amigo ha podido más que eso.

En pleno holocausto estos jovenes dejaron a un lado sus ideologías y han comenzado una hermosa amistad. Cercada de una vasta inocencia que los llevó a tener la relación más festejada y recordada de la enorme pantalla. ¿Por qué ocurrió esto? Estamos hablando de la etapa más repugnante, humillante y horrorosa que ha vivido la raza humana. No obstante, y frente la posición existencial de cada pequeño, nada de esto interesó y estrecharon lazos más fuertes.

Psicológicamente cada personaje tiene una visión diferente de todo el mundo que los circunda. A continuación vamos a conocer con hondura el accionar de los individuos, principalmente el de los chicos.

El pequeño con la pijama de rayas ¿Qué pasaba por la cabeza de cada uno?
La sociedad está cubierta en varios inconvenientes y lo que generó este descontrol se basa primordialmente en nuestra conducta. De jovenes uno de los valores que más predominaba era la honestidad. Esto hacía que viéramos el planeta con ojos de igualdad, sin diferencias ni superioridad. Por eso, la conexión con la película y los jovenes tomó fuerza en la audiencia. Pero ¿Cómo lograron sobrepasar sus diferencias desde el criterio psicológico? Aquí una explicación:

El pequeño con la pijama de rayas – Bruno, 8 años
Bruno es un personaje de la película, criado bajo un ámbito de ideología Nazi. Sus valores se centraron en ver al otro como un enemigo a muerte y si este era judío, el sentimiento era más grande. Su familia se encontraba conformada por un padre de prominente rango dentro de las filas nazi. Su madre, una mujer común que seguía las normas de su marido.

Su hermana, en medio de una pubertad, cambia el planeta de las muñecas por símbolos nazis y adopta un accionar alineado con la ideología. El pequeño Bruno, por su lado, al ser tan capaz y espectador, nota algunos conflictos y cambios en la familia. No solo era vivir en una exclusiva casa, además era lo que lo rodeaba.

Ads

Su curiosidad lo transporta a la parte posterior de la granja donde encuentra a Schmule, el pequeño con el pijama de rayas. Cuando lo ve nota elementos diferentes a él como su ropa, que no poseía cabello y se encontraba desnutrido. A todo lo mencionado, el pequeño Bruno busca asistirlo y crea una hermosa amistad llena de conflictos y inquietudes. No obstante, Bruno vio más allá y descubrió a un nuevo amigo dentro de esa vida desolada que poseía.

¿Por qué ocurrió esto? De jovenes nuestra conducta es diferente a cuando crecemos. Olvidamos diferencias y nos enfocamos en ser contentos. Para ellos este desarrollo de búsqueda de confort es más sencillo porque ven todo igual. No hay discriminaciones y su cabeza se enfoca en llevar a cabo amigos. No ven ideologías y sus valores se enfocan en la amistad, comunicar y asistir.

El pequeño con la pijama de rayas – Schmule, 8 años
Para Schmule la vida era diferente. Su niñez fue perturbada desde temprana edad viviendo con miedo cada segundo. Pero este sentimiento se esfumaba en segundos cuando estrechaba lazos con Bruno, su amigo detrás de las rejas. En su cabeza había un bloque general de todo lo que había pasado o lo que puede suceder.

En la situacion de Schmule no había espacio de idealización a futuro o de vivir un presente feliz. No mientras se encontraba encerrado en su situación. Bruno lo hacía huír de ella realizando que algún ideología que existe se esfumara. Para ellos su amistad era mayor a algún distancia, barrote o valores inculcados.

Este pequeño poseía traumas y cicatrices difíciles de sanar por sí solas. La amistad con Bruno lo hacía sentirse apreciado, fuera de riesgo y con bastante valor. Esta conjunción de sentimientos y valores generó en los dos una fuerza sorprendente que los llevó a fallecer juntos. Eso sí, bajo el manto de una hermosa amistad que superó cualquier clase de obstáculos, hasta los del holocausto.

El pequeño con el pijama de rayas ¿Cómo era su conducta?
La niñez de cada pequeño fue semejante, su forma de accionar y actuar nos enseña que sus vidas fueron marcadas por el odio, la confusión y el desespero. Más allá que en Schmule, el pequeño judío, sus valores por el momento no poseían valor ni sentido. Para él, el miedo y la confusión era lo que invadían su cabeza provocando ese accionar. Para Bruno, quien luchaba entre lo que su familia les decía y lo que veía, solo había además confusión.

Ads

Aquí la honestidad prevaleció porque comprendió lo que era bueno o que podía llevar a cabo y qué no. Comprendió que debe llevar a cabo lo que dice y no prometer algo que no va a poder cumplir. Enseñar este valor a los jovenes es primordial y formará en ellos conocimiento, capacidades, sentimientos y emociones. Todo lo mencionado los va a llevar a ser verdaderos.

Los psicólogos sugieren que la niñez no debe ser perturbada por ideologías que solo confunden y moldean a un pequeño a ser algo errado. Es primordial comunicar valores en ellos y dejarlos crecer para que resuelvan con más grande firmeza que quieren ser. Si tienes inconvenientes con tus hijos acude a los expertos en psicología quienes te orientarán a sobrepasar esta crisis y conducta de los chicos de la vivienda con más grande seguridad.