Siempre se ha tenido en consideración, la importancia de las edades dentro de las relaciones. Sin embargo, hoy en día, eso no resulta ser un inconveniente a la hora de establecer una relación.

Pero, si se comienza una relación con una persona mucho mayor a nosotros, es necesario tener presente algunos aspectos importantes. Como, por ejemplo:

  • Su madurez emocional: Establecer una relación con alguien mayor, puede dar grandes satisfacciones. Esta es una de ellas. Que la otra persona sea mayor no implica que sea más vieja necesariamente, sino que tiene más años de experiencias y vivencias. Esto puede traducirse en su madurez emocional.

La madurez emocional es algo muy positivo a la hora de entablar un vínculo, ya que permite reconocer los sentimientos, controlar los impulsos, saber leer el cuerpo del otro, saber esperar y respetar adecuadamente necesidades, entre otras cosas.

Ads
  • Su estabilidad económica: Las personas mayores tienden a estar mejor posicionadas económicamente. Esto no tiene que ver con un interés o conveniencia, sino que es otro factor positivo dado que es una preocupación menos.

Y no solo es económica la estabilidad, sino también laboral y académica. Al ser mayor se tiene más sustento, más trayectoria y carrera realizada, y por esto puede tener más posibilidades y beneficios a la hora de trabajar y disfrutar sus frutos.

  • Su experiencia: Una persona mayor, tendrá para contarnos y aportarnos mucho más de lo que nosotros posiblemente. Nunca nos aburriremos de sus historias y anécdotas. Tendrá muchas emociones recorridas, muchos lugares visitados, entre otras cosas.

Disfrutar de escuchar hablar y contar sus historias, hacerle preguntas, poder compartir cosas que le pasaron. Siempre se podrá aprender de esa persona.

  • Su paciencia: El hecho de que sea mayor, le dará más paciencia y tolerancia. Llegará al encuentro sabiendo más, habiendo aprendido de sus propios errores, habiéndose nutrido de muchas cosas que le pasaron vinculándose con otras personas.
  • Su convicción: Las personas mayores, especialmente los hombres, suelen tener seguridad sobre lo que quieren para su vida. Ya han pasado por diferentes momentos de crisis, dudas existenciales y otros planteos.

En este momento de la vida se encuentran más seguros, más reafirmados, saben lo que quieren y lo que no. Y probablemente saben cómo conseguirlo. También darán esa tranquilidad de que es una persona seria con la que se puede comprometer a largo plazo si es lo que se está buscando.