La vida es tan impredecible que ninguno de nosotros nos imaginamos quien será al final nuestra persona especial, quien se quede a nuestro lado. Puede que tengamos un día normal, ir por la misma ruta, tomar el mismo carro, dirigirnos donde siempre y justo en ese momento una persona se cruza, alguien que nunca lo has visto se cruza por tu camino. Y justamente es porque esa persona decidió tomar otra ruta o salió demasiado tarde o etc de cosas. Y todo ello lo vemos como cosa del destino, más cuando esa persona forma parte de nuestra vida.

Ads

Puede que sea el destino quien nos junte con esa persona especial, pero depende mucho de nosotros mantener esa relación. Ya que el destino puede ayudarte en un inicio pero no sigue ayudándote cuando te encuentras con esa persona, porque ahí depende mucho de ti de mantenerlo, de que tu relación sea estable y saludable. Y eso lo consigues con el trabajo duro que le das cada día, con el amor que le tienes a esa persona y viceversa.

Ads

Así que cuando te encuentres en la relación deja de poner excusas de que el destino arreglará sus problemas, o que el destino se ocupará de satisfacer las necesidades de tu pareja o que recibirás el amor por el destino. Si dejas todo al aire pues al final te quedarás sin nadie, porque esa persona no aguantará tu falta de interés en la relación.

Una relación es la lucha de ambas personas, que se sienten comprometida a mantenerlo en el mundo que están juntos. Amándose entre sí, acompañándolo en los peores y mejores momentos de su vida. Dándole esa fortaleza que muchas personas necesitamos, ese impulso para lograr ser una mejor persona. Esa persona que nos ayuda a crecer a ser mejores personas a demostrarnos que somos capaces de todo lo que nos proponemos.

El destino puede haber sido el impulso de que iniciara una linda velada romántica, un encuentro de película. Pero depende de nosotros mismos conservar esa relación, más cuando estamos enamorada de esa persona. Si la queremos tanto no lo dejemos ir, hay que hacer lo posible para que se quede, pero eso sí sin exigencia. Porque quien no te quiere, no se le puede obligar a que te quiera. Ahí si lo puedes dejar ir de tu vida, porque no vale la pena tener a alguien que no te quiere. Ten eso bien presente, da amor a quien también te devuelva ese amor. La lucha de mantener la relación es de ambos, son ambos lo que lograrán que sea una buena relación con un tiempo prolongado.

 

Ads