Facebook anunció el pasado viernes 07 de junio del 2019, que no permitirá que sus apps sean preinstaladas en los Huawei.

Ads

Aunque a simple vista el tema no parece demasiado grave, pues cada usuario debería poder acceder a la tienda en línea y descargar la app como cualquier otra. Todo se complica después de que Google también vetara a la empresa china.

Google anunció en mayo que ya no proporciona software de Android para teléfonos Huawei después de que finalice una moratoria de noventa (90) días otorgada por el gobierno de los Estados Unidos que expira en agosto del presente año.

Por lo que los smartphones que se construyan o se vendan después de esa fecha ya no podrán descargas aplicaciones del Playstore de Google.

Ads

Facebook, Instagram y WhatsApp son las tres (3) aplicaciones que Huawei ya no podrá preinstalar en sus teléfonos inteligentes. Anteriormente todos los dispositivos salían de fábrica con estas aplicaciones descargadas en el dispositivo.

Huawei declaró el mismo viernes 07 de junio, en horas de la mañana, que los productos que están en circulación y en stock, no se verán afectados y los usuarios podrán seguir utilizando el servicio con normalidad; incluso podrán seguir recibiendo las actualizaciones. Los nuevos teléfonos son los que serán afectados.

Facebook, por otro lado, aseguró examinar las normas del Departamento de Comercio de Estados Unidos y acatarlas, por lo que decidió no precargar sus apps. El veto de Facebook se aplicará de inmediato a todos los teléfonos que no hayan salido de la fábrica, es decir, equipos nuevos.

Ads

Estados Unidos alega que Huawei está demasiado cerca del gobierno chino y que a través de su equipo de red de telecomunicaciones y otros productos podrían operar una red de espionaje. La empresa China ha negado las acusaciones.

No obstante, se dice que, las personas que compren un nuevo teléfono Huawei podrán descargar por su cuenta la aplicación en Google Playstore.

Pero, en el futuro los teléfonos de Huawei no tendrán acceso a Google Playstore y sus aplicaciones a menos que el gobierno de los Estados Unidos levante el veto a la tecnológica China.