Déjate querer, porque el amor bonito no duele

999

Déjate querer, porque el amor bonito y verdadero no duele. Está tan arraigada la idea de que “quien te quiere bien te hará sufrir”. Es algo erróneo. El dolor y el amor son dos cosas muy distintas.

Según John Gottman el secreto para que una relación sea duradera y feliz está en saber obsequiarse, de demostrar interés sincero el uno por el otro y, ante todo, de crear significados y valores compartidos. El dolor, por tanto no tiene cabida ni sentido en estas relaciones.

pareja feliz

El desamor y su huella en nuestro cerebro

Existen algunas personas que están convencidas de que el sí amor duele, en la mayoría del tiempo son por las malas experiencias. Hablamos claro está, del desamor.

Ads

Para hacer frente a estas situaciones tan delicadas, está surgiendo en la actualidad un interesante enfoque basado en la neurobiología relacional. Esta teoría tiene como  principal punto de partida la idea de que nuestro cerebro, gracias a la neuroplasticidad, es capaz de curar “estas heridas”, estas improntas de dolor.

Si fuéramos capaces de reconstruir nuevos tejidos y fortalecer más aún esos enlaces neuronales afectados por el dolor del trauma emocional, lograríamos sin duda un equilibrio interno más saludable.

Ads

cerebro emocional

No es el AMOR lo que duele sino el desamor.  Ahí donde  las palabras duelen y donde se agotan las esperanzas. Hemos de negarnos en rotundo a que nos vendan un amor con sabor a lágrimas. A que nos convenzan de que el auténtico aprendizaje de la vida llega con el sufrimiento, y que todos, de algún modo, hemos de experimentarlo para poder así nacer de nuevo, nacer de verdad.

pareja abrazada

Tal y como nos recordaba Erich Fromm, el amor es por encima de todo un acto de fe. Podríamos verlo también como un salto al vacío, donde a pesar de que nadie nos asegure que todo vaya a salir bien, no dudamos en arriesgarnos, en ofrecer siempre lo mejor de nosotros mismos para obsequiar y ser obsequiados. 

Fuente: La mente es maravillosa

Ads