El método de distracción por lo normal  sirve  bien como una herramienta de gestión del comportamiento, esencialmente  en niños pequeños. Desviar el interés y la atención de un niño pequeño puede ayudarle a evadir  momentos  los cuales  podrían derivar en una aptitud que no deseamos.

Ads

La distracción es una técnica verdaderamente  efectiva cuando los padres anticipan un  comportamiento  del niño que puede ser problemático.  Este método es  muy sencillo  de usar. Puede ser completamente  suficiente con señalar  alguna cosa  interesante o peculiar, empezar  un juego  (por ejemplo, el “veo veo”), sacar e incluso iniciar  a utilizar  elementos fáciles  para jugar (bien sea  plastilina o algo para hacer manualidades) o cualquier otro tipo de cosa que pueda distraer o entretener a un niño. Consiste  de prevenir o cortar una posible actitud  que no nos interesa.

“Claves para aplicar el método de distracción”

Utilizar  el método de la distracción es fácil, sobre todo si tomamos  en cuenta que buena parte del comportamiento de los niños está orientada  por lo que ocurre  fuera de ellos. Su lóbulo prefrontal todavía no está del todo desarrollado, por ende  todavía no maneja  demasiado su foco atencional, algo que podemos aprovechar. Para ello:

Ads

 

  • Trata de que el niño tenga una opción  a la actividad o a los estímulos que están nutriendo  o que pueden desencadenar el comportamiento indeseado.

 

  • Cambia la escena. Coloca a los niños para que puedan observar  cosas distintas  o cámbiales de área.

 

Ads
  • Es realmente bueno que tengas lista  una serie de recursos para esos momentos en los que estás en un contexto limitado para encontrar  la distracción.

 

En el caso de que los problemas de la conducta  los tengas con niños mayores podrías aplicar otras técnicas, como las siguientes:

 

  • Cambia el tema de la plática.
  • Presenta un juego o actividad sencilla, lo suficientemente interesante para que llame la atención del niño.
  • Recomienda algo más que el niño pueda realizar  cuando  las cosas no marche  bien que le ayude a desbloquearse o a salir de la situación.
“Distracción y redirección”

El método de distracción es un método correctivo la cual  está asociado  con la redirección. La redirección consiste en  enfocar la atención de los niños en actividades o estímulos “poco peligrosos”.

De forma  indirecta, la distracción trata de  revalorizar actividades que nos interesan como fuente de muy buenos  comportamientos. Con ellas podemos  premiar al niño y mejorar  su autoestima.

“Cuidado con convertir la distracción en un refuerzo de comportamientos negativos”

Si entregas  o planteas una actividad favorita o gratificante luego  de que el niño haya herido  a otra persona  o ha obtenido   una rabieta, lo que estás realizando  (aunque no sea lo que pretendas) es recompensar esa aptitud. Es ideal  aplicar  el método de distracción para anticiparnos a un malo comportamiento, ya que tendremos más opciones.

Ads

Lo recomendable  seria es  unir con inteligencia otras  estrategias educativas y disciplinarias, de modo  que en cada contexto alcancemos, con nuestra intervención, lo que pretendemos hacer.

Cuando apliques  el método de distracción ponle  mucha atención a la conducta  del niño. Y nunca  olvides ser tan constante como sea posible en su aplicación, aparte  de ser flexible y utilizar  otro si ves   que el método ya no está funcionando.

“El método de distracción como alternativa al castigo corporal”

Una investigación  publicada en 2010 por Gershoff, et al. Dice  que gran parte del estudio sobre la disciplina hasta la fecha se ha enfocado  en la aplicación del castigo corporal por parte de los padres. El motivo más probable para esta fijación investigadora es que el castigo corporal es una manera  muy controvertida de colocar  disciplina.

Sin embargo, el castigo corporal es una de los tantos métodos disciplinarias que los padres utilizan  para tratar de manejar  la conducta  negativa de sus hijos y promover su comportamiento positivo.

No obstante, en una investigación  longitudinal de 2007 sobre el uso por parte de los padres de 10 diferentes métodos  disciplinarios, el castigo corporal fue una de los 3  métodos  menos comunes usados  por los padres de niños en edad preescolar. Los más habituales  fueron controlar la aptitud  infantil, conversar  con los niños, distraer y modelar.

Ads