“Fuiste esa luz que llegó sin avisar, sin yo haberlo buscado, de casualidad. Llegaste en el momento menos esperado y lo volviste un momento indicado, y llegaste para quedarte, para enseñarme que el amor verdadero nunca se retira así las personas si lo hagan, como nosotros dos”.

Ads

Cuando el verdadero amor llega a nuestra vida, nos enseña que los amores no se planean, que no son como las pintan en las películas  ni mucho menos como las historias de fantasía, no, son hasta mejores.

Nos enseña otros aspectos  al que teníamos antes, y nos demuestra que cuando es algo verdadero, nunca se marchara  y será lo único que nos llevaremos a la tumba.

 El amor verdadero  si existe, y se demuestra de cualquier manera, hasta en los detalles más simples y diminutos. De hecho, amar también es significado  que nos hayamos distanciado por nuestro bien y para el bienestar de los dos, porque lo único que nos vincula, es ese amor que surgió  y criamos juntos.

Ads

El amor son muchas cosas  es llorar, es macharse, enojarse, e incluso decepcionarse; ahí dejamos otra semilla de amor, otra semilla llena de recuerdos y de increíbles  momentos, pues ninguna persona llora por algo que no sintamos ni nos afecte.

Puede que pase  el tiempo y el amor nunca se acabara, permanecerá ahí, en una fragancia, en un momento, en una lágrima, en una película, en un plato de comida, y hasta en una canción; y ahí es donde sonreiremos, recordando de aquel  amor que ya creció y puede cuidarse solo, no nos necesita, pero no obstante, permanece ahí para nunca olvidarlo.