Nuestra rutina diaria ocasiona en nosotros realidades fatigantes que nos desgasten mental y físicamente.

Ads

Durante el estrés de todo el día lo único que nos conforta es pensar que al finalizar la jornada iremos a casa y reposaremos tranquila y pacíficamente para poder renovar nuestra energía y prepararnos para seguir luchando al día siguiente.

El problema está cuando en las noches la ansiedad nos abruma y nos mantiene despiertos durante horas.

Una noche de insomnio podría tomarse como algo inofensivo, encontrando como algo normal que después de un largo y agotador día no logremos conciliar el sueño. Hasta que llega un momento cuando se empieza a volver repetitivo, sufriendo de insomnio noche tras noche.

Unas cuantas noches sin dormir pueden ser tolerables, aunque debes saber que llegado cierto momento tu mente va a desmoronarse, afectando tu estado de ánimo hasta convertirte en una persona incapaz de ser amable ni de dirigir una sonrisa a tus seres amados.

El no dormir puede ocasionar graves trastornos, por lo que debemos estar muy atentos a nuestras horas de sueño, porque si no descansamos lo suficiente no podremos realizar son nuestras obligaciones como se debe, además, puede perjudicar la salud de las personas.

La ansiedad nocturna puede deberse a las tantas actividades que realizamos en nuestros empleos y obligaciones familiares. Aun así, existen otras circunstancias que pueden estar influyendo en  tu falta de sueño.

Ads

Para combatir esta situación de ansiedad nocturna que influye negativamente en nuestro día a día y poder superarlo, podemos empezar a adquirir ciertos hábitos:

  • No cenar en gran cantidad antes de ir a la cama.
  • No usar el teléfono después de que estés preparado para dormir.
  • Meditar antes de acostarte.
  • Ir a la cama cada día a la misma hora.
  • Evitar personas y contextos problemáticos.

Además, debes tener presente que esos conflictos en los que piensas antes de dormir van a continuar estando a la mañana siguiente, así que no ganas nada pensando en eso durante la noche.

Recuerda que las preocupaciones siempre van a estar en nuestros días, por lo que no debes permitir que los mismos te estresen de más. Al contrario, incluye en tu rutina diaria ejercicios para renovar tu paz interior.