Es muy difícil encontrar una persona que se haya salvado de la envidia, pues ni las diosas griegas se salvaron de ella y así han surgido algunos de los conflictos más grandes en el mundo, pues la envidia es un mal que ha existido desde el principio de la humanidad.

A esas personas que andan derrochando mala energía por el mundo, no es necesario declararles la guerra, sino de demostrarles el poco poder que sus palabras tienen, y sobretodo ayudarles a reconocer que solo están reflejando aquello que anhelan o que hace falta en sus vidas.

Por esta razón, compartimos estas siete (7) frases para dedicar a esa persona que roba la paz.

Ads
  1. No te tengo miedo: Dicen que lo mejor de la vida está la vuelta del miedo y cuando se deja de temer, ese gigante cae derrotado.
  1. Podrás hablar, pero tus palabras se las lleva el aire: No se trata de lo que nos digan, sino del poder que le demos a esas palabras. Hay que dejar que se vaya de nuestra vida todo lo que no la edifica.
  1. ¿Quién te hizo tanto daño? Tu enemiga no soy yo: Las palabras reflejan lo que hay en el corazón de quien las dice y si esa persona insiste en atacar, está peleando con la persona equivocada.
  1. Si mi éxito te duele, entonces seguirás fracasando: hay que recordarle a esa persona que criticar es una pérdida de tiempo y que mejor aproveche esa energía en mejorar su vida. Por estar observando lo ajeno ha descuidado sus acciones, está tan ocupado criticando que no tiene tiempo de trabajar en lo que realmente importa.
  1. Deja la envidia de lado, solo te lastimas más: No prestar oídos a sus palabras, solo ayuda a que no cierre ese ciclo de dolor.
  1. Habla más fuerte, eso dice más de ti que de mí: Demostrar que no hay miedo, y que lo único que hace esa persona es mostrar su verdadero yo ante las personas que la escuchan.
  1. No tengo tiempo para murmullos: Demostrarles que nada detendrá nuestro camino hacia el éxito, que pierde su tiempo y que hay cosas mucho más importantes que discutir mentiras.