Cada uno de los seres humanos  tiene  un alma libre, la cual  está alcanzando un propósito. Un alma libre transmite  con su presencia, te hace ver las cosas  como es, ilimitado y maravilloso, con múltiples  posibilidades, sin competencia y con mucha  abundancia de todo y para todos.

Ads

Algunas características que posee un ser que tiene un alma libre:

  • Buscan  sus sueños: No se colocan ningún  límite  y quitan  todas las barreras mentales que se intentan interponer en la búsqueda de sus sueños.
  • Viven el presente: Utilizan  el pasado para aprender y el futuro para imaginarlo como desean, sin culpas, sin nostalgia, sin ansiedad, dando  la mayor atención que pueden, al momento presente, que a fin de cuentas, es lo único que se obtiene.
  • Son espontáneos: No son seres prefabricados, se expresan sin muchos  filtros y sin medir de manera  constante las consecuencias de lo que dicen.
  • Perdonan con sencillez: No se quedan para nada con dolores del pasado, son muy  empáticos y totalmente compasivos, inclusive con quienes  en algún momento les desarrollo  algún daño. Miran  el perdón como un camino de  liberación y separación de las cosas  que le causa dolor.
  • Practican el desapego: Saben gozar  de las cosas, de  las personas, de los momentos, sin el miedo  a perder algo, sino con la consciencia de que todo se transforma  y que eso está muy bien.
  • Son personas despreocupadas: No observan  el futuro con ansiedad, los momentos complicados  lo  atraviesan con mucha fe, sin darle mucha  fuerza o demasiadas vueltas en la cabeza.
  • Irradian alegría: Son seres que no  pasan desapercibidos, irradian  con luz propia e iluminan a aquellas personas que   se hallan  en su camino. No es difícil reconocerlas e inclusive saber que han pasado por algún lugar, ya que  siempre dejan marcas, de ésas que inspiran a seguirlas.