Hay  parejas  que sencillamente  necesita su  espacio o en  otros casos  el amor se culminó. Cuando se llega el fin de una relación lo ideal  es aceptarlo y parar  de hacernos líos en la mente, puesto a que esas ilusiones de que algo nuevo puede desarrollarse  con nuestro viejo amor simplemente finaliza  robándote el aliento y te hacen sentir que tu presente está  completamente vacío.

Ads

Cuéntale a alguien o escríbelo para lograr desahogarte:

La terapia  ideal es conversar  de lo que sucede  o  escribir  lo que sientes.  Esta forma  te ayudará a dejar de reprimir tus sentimientos.

No huyas del dolor:

No huyas del sufrimiento, llora todo lo que tengas que llorar, nunca  te reprimas. Verás que luego  de esa catarsis sentimental  te será más fácil  superar la separación.

No te tortures:

Quizás  puede que  no lo odias y es bueno que te quedes con algunos de los  mejores detalles, pero ya deja  de ver sus fotos y cada detalle que te dio.

Date tiempo para sanar:

Ads

Este tiempo es algo tuyo  y lo más recomendable que puedes hacer es gozar de  las cosas que más te agradan  o experimentar  nuevas aventuras y desafíos.

Mantente ocupado:

Si  piensas en tu pareja, sal a caminar, agarrar un libro, decide hacer algo  en tu vida. No te agobies  pensando en los mejores momentos que pasaste con tu pareja, disfruta de tu  soltería que claramente  hace mucho no tenías.