Es normal que haya celos dentro de una relación amorosa, el problema es cuando este se presenta como un problema patológico. Los celosos compulsivos o celópatas, pueden llegar hasta las últimas consecuencias y poner en riesgo la vida de su pareja, ya que, al enfurecerse por sus celos, tienden a cegarse de ira y a cometer acciones que atenten contra tu integridad física o mental.

Ads

No hay distinción de géneros en este problema que afecta a millones de pareja, así que puede que sea el hombre o la mujer quien presente síntomas de celopatía. Ahora bien, estudios demuestran que los celos suelen ser más peligrosos en un hombre que en una mujer, y esto se debe a que el temperamento por naturaleza de ellos, suele ser más dominante y territorial.

Ads

Para saber si tu pareja o la de alguien es un celoso patológico, te recomendamos prestar a estas 5 posibles señales que dejará a la luz de vez en cuando.

1.- Te prohíbe salir sola.

Un celoso patológico puede presentarse como una persona muy permisiva al inicio, pero a medida que avanza la relación y siente más confianza para decir las cosas que no le gustan, se sentirá con el dominio suficiente para prohibirte que salgas sola. Una cosa es que no le guste, y otra cosa es que te lo prohíba.

Por el temperamento natural de ciertas personas, es normal que no guste mucho la idea de que nuestra pareja salga sola, pero esto se vuelve un problema cuando de verdad molesta y afecta emocionalmente al celópata.

Ads

2.- Te dice que no veas más a tus amigos.

El problema con la celopatía es que tiende a interpretar como una amenaza a todas las personas que te rodean. Es normal que tu pareja tenga un poquito de desconfianza de tus amistades en un inicio, pero suele perderse cuando él o ella logra compartir tiempo con ellos y entiende cómo son.

Se consideran celos compulsivos al no poder controlar la desconfianza que ellos, o incluso gente en tu familia, le provoca al celoso. Si llega al punto de prohibirte verlos, ten mucho cuidado.

3.- Te controla.

Desde cómo comes, hasta cómo piensas, un celoso suele ser un controlador compulsivo y un posesivo.

4.- No respeta tu privacidad.

Ads

Si no has hecho nada que incite a una verdadera desconfianza, el celoso podrá revisar tu teléfono para chequear tus mensajes privados sin tu permiso. El mayor enemigo de un celoso compulsivo es su imaginación. Ellos tienden a crear enemigos y pretendientes donde no los hay, y cualquier cosa que le ocultes deberás revelarla según ellos.

5.- Se molesta cuando no contestas rápido.

El mismo tema del control que quiere ejercer sobre ti, hace que esta persona se desespere al no contestar rápido o no atenderle cuando él lo requiera.

El problema es que al sentir que pierde el control sobre ti, sentirá que te está perdiendo y para un celoso compulsivo eso es lo peor que eso puede sucederle. Un celoso compulsivo no te ama, solo está obsesionado con la idea de dominarte. Así que, sin conoces a alguien que esté en medio de una relación tóxica con un celoso compulsivo, adviértele que su libertad emocional e incluso su vida, puede estar en peligro.

En más del 80% de los crímenes pasionales, el asesino sufría de algún trastorno mental que desembocaba en celos compulsivos.

 

Ads