Llega San Valentín otra vez y no tienes con quien pasar ese día. ¿Y ahora qué? ¿Te quedas en casa y te deprimes? ¿O sales e intentas cambiar tu vida?

Ads

Realmente, la soledad no es tan mala cuando sabes como disfrutarla. A veces, no hay muchas ganas de quedarnos encerrado entre cuatro paredes, sentimos como estas se nos echan encima y nos sofocan.

Por ello, te daremos algunas recomendaciones para que, incluso entre esas cuatro paredes, disfrutes tu San Valentín como lo mereces.

Ads

Primero, deja de prestarle atención a lo que los demás dicen sobre este día, y enfócate en lo que tú quieres para ti.

Aunque sea para muchos esto no es más que otro día favorito para el libre mercado el cual saca miles de millones en ganancias, para ti, puede significar algo más y mejor.

  1. Fiesta de solteros:

Seguramente no eres el único soltero en tu grupo de amigos. Llamar a las personas solteras en tu circulo de amistad, y hacer que ellas inviten a otras personas solteras, puede ser una idea interesantemente divertida.

Terminarás en una fiesta de solteros con miles de probabilidades, entre ellas: Conseguir el amor de tu vida, una noche de diversión, una aventura singular o una amistad verdadera.

Ads
  1. Consiéntete en la cocina:

Cocinar es reconocido como una de las actividades terapéuticas más efectivas. Echar mano al sartén para preparar alguna receta de youtube que siempre quisiste probar, es una idea genial para pasar el día contigo mismo.

También puedes aprovechar el día para invitar a alguien que te guste o una buena amistad, y hacerlo entre los dos.

  1. Viaja a algún pueblito.

Si estás en una buena ubicación, ver la geografía que te rodea en Google maps, puede resultar interesante.

Mira que pueblos desconocidos hay cerca de ti y viaja a ellos. Quizá consigas cosas interesantes en un viaje de ida y vuelta.

  1. Maratón de películas.

Si lo tuyo es ver películas, entonces Netflix o comprar algunas en la tienda, es buena idea. Date un maratón de películas vistas y por ver. Compra golosinas y disfruta de ese día y, de nuevo, puedes invitar a alguien, quizás acepte después de todo.