La universidad es un universo paralelo en la vida de cada persona, en donde en conjunto se forman un sinfín de conocimientos, cultura, costumbres, estilos y personalidades. Es por ello que la etapa universitaria es percibida de distintas formas y maneras. Cada persona tiene su propia opinión, testimonio y experiencia acerca de su vivencia en la universidad.

Formarse profesionalmente y emprender un futuro exitoso conlleva estudiar y prepararse en lo que se desea, por lo que estudiar una carrera o profesión es una opción que la mayoría de las personas consideran desde edades muy tempranas.

Y, en el momento de emprender este camino tan hermoso hacia a la universidad, los conocimientos y aprendizajes que se adquieren en este transcurrir son infinitos, en especial, los aprendizajes que se encuentran fuera de las aulas.

Ads

Es por eso que, una de las cosas más hermosas de la etapa universitaria es poder compartir espacios con personas. Muchas de ellas, dejan una enseñanza sobre la vida, con sus aportaciones, debates y conversaciones sinceras.

Los vínculos y conexiones que se lograron establecer con otras personas son sin duda, lo mejor que te nos dejara la universidad, y con el tiempo, la nostalgia de los recuerdos.

A través de todas estas vivencias, es interesante analizar qué expectativas suelen haber a la hora de estudiar en la universidad. A continuación, examinemos un poco algunas características que definen una vida universitaria, y a lo que esto conlleva:

  1. Expectativas sobre el paso por la universidad: Desde que empezamos a ser consciente, la universidad comienza en nuestra vida como una campaña, la cual van promocionando nuestros maestros, familiares, allegados, etc. Por lo que nos aconsejan que estudiar una carrera es lo mejor que podemos hacer para conseguir una vida estable en un futuro.

  1. Estudiantes universitarios: Con el paso del tiempo la noción de la universidad ha cambiado, ya no es exactamente la misma, ya que se han producido muchos cambios sociales, especialmente en el mercado laboral.

 

Ads
  1. Empleabilidad: Está muy extendido creer que, por estudiar una carrera universitaria, nos va a asegurar un buen empleo de buenas a primeras.

 

Evidentemente, cada carrera cuenta con unas determinadas salidas que interactúan con el estado del mercado de trabajo. Pero si la creencia reside en que tener un título de grado (el que sea) nos va a dar ventaja por ser percibido como un título de mayor importancia, es una creencia poco fiel a la realidad académica y laboral.

 

  1. Fiestas: La universidad y las fiestas son dos ámbitos que, a pesar de su incompatibilidad de base, suelen ir de la mano en el ideario de la mayoría de personas. Esta expectativa también es alimentada por las influencias estadounidenses de cómo es la vida del estudiante universitario.

 

  1. Crecimiento intelectual: Lamentablemente, cultivar la mente y el intelecto tiene más que ver con una actitud personal que con la estimulación intelectual que suele ofrecer un grado.

 

Ads
  1. Independencia: Por edad, es muy frecuente asociar la etapa universitaria a la libertad en su máxima expresión.