El estrés, la ansiedad y la fatiga son parte de la vida de cada día, por fortuna hay remedios naturales para disminuirlo, uno de ellos es el té de manzanilla que es muy famoso  por sus componentes  antiinflamatorias y tranquilizantes, y ni qué menciona  de su agradable sabor.

Ads

Además, el té de manzanilla tiene grandes ventajas digestivas, por lo que se sugiere  beber una taza luego  de comer para calmar  dolores o aliviar  la pesadez.

Estos son sólo algunos de los grandes beneficios de este remedio natural y probablemente  ahora querrás conocer  cómo preparar el té de manzanilla para tranquilizarte. Estos son las dos formas que puede hacer un té.

Ads

 

Té de manzanilla con manzana.

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de flores de manzanilla frescas
  • 3 tazas de agua hirviendo
  • 2 manzanas cortadas en rodajas
  • Miel al gusto

 

Ads

Preparación:

  • Lava bien las flores con agua fría
  • Pon a hervir un poco de agua (una taza)
  • Añade las rodajas de manzana y trata de aplastarlas
  • Agrega las flores de manzanilla y 2 tazas de agua hirviendo
  • Deja reposar durante de tres a cinco minutos
  • Usando un colador, sirve en una taza
  • Si gustas puedes endulzarlo con un poco de miel

 

 

 

Té de manzanilla y Jengibre.

Ingredientes:

  • 2 tazas de agua
  • 1 y ½ cucharada de miel
  • ½ cucharada de jengibre fresco rallado
  • 3 bolsas de té de manzanilla

 

Ads

Preparación:

  • Pon a hervir el agua (dos tazas) durante unos cinco minutos
  • Agrega miel, el jengibre y las bolsas de manzanilla
  • Deja reposar cinco minutos
  • Sirve y si gustas añade un poco más de miel

 

Lo aconsejable  es que tomes  estas infusiones luego  de cenar para que te calmes  y puedas descansar  bien.