Los celópatas, son personas con un problema patológicos que, en la mayoría de los casos, terminan destruyendo las relaciones de pareja. Este problema se presenta en los hombres casi siempre. Sin embargo, las mujeres celópatas también pueden ser igual o más peligrosas que los hombres que padecen de celopatía.

Los celópatas no solo dirigen su angustiosa duda sobre la lealtad del otro, hacia las parejas, también puede presentarse entre amigos y familiares. Pero ¿Cómo podemos detectar que alguien es un celópata a tiempo?

  • El primero de los signos visibles de un celópata, es la posesividad. Un celópata, actúa como si las demás personas le pertenecieran. Incluso, mucho de ellos suelen hacerlo a modo de broma, porque están consciente de que NO es algo bueno y de que no pueden controlarlo. Y con el fin de no ser tachado de posesivos, hacen chistes al respecto o asumen esa actitud entre sarcasmo e ironía.
  • Si acabas de iniciar una relación con alguien, y su actitud comienza a ser dominante, ten cuidado. Puedes estar con un celópata.

Photo By misael nevarez

  • Aparte del dominio y la posesividad, los celosos patológicos tienden a expresar el miedo que les da perderte como pareja de manera muy frecuente. No podemos confundir esto con un acto romántico, ya que todos, en cierta medida, nos da algo de temor perder a alguien que queremos. El problema aparece cuando el celópata relaciona a la separación con el tema de la muerte, el sufrimiento y lo hace de manera constante.
  • Las conductas suicidas ante las posibilidades de terminar una relación, son una de los rasgos más comunes de los celópatas.
  • Observar el trato de una persona con su madre o padre, hermanos o hijos, es una de las maneras más confiable de saber si es o no celópata. La persona que sufre de celopatía, trata de sobreproteger a todas las figuras femeninas de su familia en caso de ser hombre, y a las figuras masculinas en caso de ser mujer. Esta sobreprotección suele verse en la manera en que se expresa de ellos, la forma en que se mete en sus vidas y la opinión que tiene sobre su familia.

La celopatía en una enfermedad peligrosa, tanto para quien la padece como para su pareja y cercanos. Si amas a un celópata, lo mejor que puedes hacer es pedirle que busque ayuda psicológica, sino lo hace, tu vida puede correr peligro, así que aléjate.