Con tan solo 17 años, un joven en el Reino Unido perdió la visión en consecuencia de su mala alimentación, la cual se basaba solo en papas fritas, pan blanco, jamón procesado y salchichas. Desde pequeño sus determinaron que él era un poco maniático con la comida, evitaba ciertas texturas y sabores, por lo que decidió basar su dieta solo en estos alimentos.

Ads

Los doctores le diagnosticaron una neuropatía óptica nutricional, causada por la falta de nutrientes durante tantos años. Si esta es detectada a tiempo, los daños en la visión pueden ser reversibles, sin embargo, los daños con los que se presentó el chico ya no podían ser curados.

La neuropatía óptica nutricional es una disfunción del nervio óptico causada generalmente por drogas, alcohol o tabaquismo ligados con una mala alimentación. Resulta extraño que este tipo de casos se de en países desarrollados, y si no se detecta a tiempo provoca la ceguera permanente.

El paciente visitó el hospital a los 14 años quejándose de cansancio. Las pruebas realizadas en el momento mostraron anemia macrocítica y bajo niveles de vitamina B12. Se le recetó inyectarse la vitamina y cambiar su dieta alimenticia. Un año después, el joven desarrolló hipoacusia neurosensorial y síntomas de fallas en la visión, pero no se encontraron causas. Ya con 17 años, acudió nuevamente al médico con ceguera total, como no se encontraban síntomas físicos evidentes se le hicieron pruebas donde pudieron encontrar deficiencia de vitamina B12, bajos niveles de cobre y selenio, un alto nivel de zinc y un nivel notablemente reducido de vitamina D y densidad mineral ósea.

Tener una buena alimentación ayuda a evitar problemas cardiovasculares, la obesidad o el cáncer. Es importante llevar una dieta rica en vitaminas, proteínas y minerales, eso nos garantizarás una vida con pocos problemas de salud.