Tener un perrhijo podría ser síntoma de un trastorno mental, advirtió el psicólogo Miguel Alcántara Hernández, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por ello se debe estar alerta para detectar si se tiene esta conducta, y de ser así, que no se trate más bien de una patología.

Es muy común hoy en día, ver a personas en las calles son sus mascotas vestidas con ropa, accesorios y hasta zapatitos, lo cual prende la alerta sobre el tema que abordamos en este artículo: Tener un Perrhijo podría ser síntoma de un trastorno mental.

Y es que se trata de un vínculo tan especial, que de hecho existe un estudio que revela que las mujeres pueden amar de igual forma a su perro como a un hijo.

Ads

De acuerdo con el especialista, es común que los perritos sean considerados como parte de la familia y por ello, tienen un vínculo muy especial cada uno de sus miembros.

No obstante, hizo notar que, si la relación entre el perro y el humano afecta a la persona en los ámbitos social, laboral, familiar e incluso académico, ya existe riesgo de que se trate de síntomas de alguna patología.

El experto apunta que la mascota a la que tratamos como hijo, llena un vacío de soledad. Por lo tanto, si ese afecto se considera excesivo, lo mejor es ir a detalle con un análisis de la calidad de vida de la persona.

Algunos síntomas de que alguien experimenta una patología de este tipo es el deterioro de las relaciones laborales e interpersonales a causa de la protección excesiva del llamado perrhijo.

Ads

Incluso hay quienes llegan al punto de aislarse por completo de su entorno, lo cual disminuye su calidad de vida, desarrolla conductas esquizofrénicas y lo orilla a un rompimiento con la realidad.

Para tener un diagnostico puntual es indispensable acudir con un psicólogo que permita determinar si la persona sufre algún trastorno o todo queda en el gran amor a su mascota.

Cabe mencionar que especialistas advierten que humanizar a los animales es un sinónimo de maltrato, por ello recomendamos tener cuidado y procurar un trato digno a la mascota.