Las personas se agotan  de entender, de ser  seres fuerte, de estar para los otros, de ser el pilar. Cualquier mujer actual conocer lo que es ser una súper mujer para todas las persona. Pero cuando escogemos estar para los demás, suprimimos nuestras propias emociones, callamos lo que  sentimos y nos olvidamos de nosotros mismos.

Sé una persona fuerte, pero siempre que lo necesites llora, reclama, frústrate y renuncia. Eso no te hace menos fuerte, sino más bien  liberará una gran carga de emociones  de la que necesitas eliminar para poder continuar  adelante. Si no lo haces, dentro de poco estarás tan cansada  que la depresión y la ansiedad serán tu única morada.

He aprendido una sola cosa, cuando me callo por mucho tiempo me desgasto y no puedo estar para otra persona. Aunque quiero apoyar a los otros, dar consuelo y recomendaciones, no puedo.

Si estás cansada  emocionalmente  y psicológicamente, necesitas mucho priorizarte a ti mismo. Eres tú quien requiere  ser escuchado, quien necesita tiempo y buenos consejos. Si hay una persona a tu alrededor en quien confías deja el temor y el orgullo, cuéntale, puede que estará complacido de que esta vez sea él o ella quien te sane las heridas.

Y si no hay ninguna persona  que pueda estar para ti, entonces necesitas tiempo para ti mismo.

Por favor no te reprimas, porque caer en depresión o llegar a sufrir ataques consecutivos de ansiedad es un mal muy  terrible. El bienestar emocional y mental es tan fundamental  como la física y el cansancio psicológico es tan dañino como el emocional.