La Representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en Iztapalapa es uno de los ritos más importantes en la Ciudad de México y en particular en la delegación en la que tiene lugar, pues concentra el misticismo, la religión y la devoción a Cristo en este sitio.

Del mismo modo, el rito se configura como uno de los actos multitudinarios con más tradición, pues en este 2019 se cumplen ciento setenta y seis (176) años desde que se inició.

La representación involucra los pueblos originarios de Iztapalapa (San Lucas, San Pablo, San Pedro, San José, Asunción, Santa Bárbara, San Ignacio y San Miguel), cuya población es la única con el derecho de poder ser elegida para cumplir cualquiera de los papeles.

Ads

Este acto suele comenzar el Domingo de Ramos y a lo largo de la semana se realizan otro tipo de representaciones hasta que se alcanza el más popular del ritual: la Crucifixión de Cristo en el Cerro de la Estrella.

Es este último acto es el que involucra mayores retos para aquel devoto que sea elegido para representar a Jesús, pues implica cargar una cruz de madera que puede pesar hasta noventa (90) kg y medir seis (6) metros de largo, además de posar sobre de ésta.

Pero eso no es todo, cada actor también debe contar con la solvencia para costear los trajes, pelucas y hasta el maquillaje que utilizarán durante las representaciones.

Por lo cual es necesario que cada candidato pueda comprobar que puede mantenerse, además de tener una fe muy grande, pues si algo caracteriza a todos los involucrados, sean actores, organizadores, carpinteros y hasta modistos es que esto es visto como un acto de fe, que puede traerles buenaventura

Tal y como se indica, participar en la Pasión de Cristo de Iztapalapa es una tarea difícil de gran compromiso y honor.

Ads

Estos son los requisitos básicos que deben cumplir cada uno de los candidatos para poder ser seleccionado como el Cristo, aunque por lo general, los hombres que se postulan dedican años en su preparación:

  1. Nativo de alguno de los ocho (8) barrios.
  2. Dieciocho (18) años cumplidos.
  3. Católico y con la Primera Comunión.
  4. Estatura mínima de 1.75 m.
  5. No tener novia. Ser Soltero, sin compromiso y sin hijos.
  6. Comprobar buena conducta y costumbres.
  7. Sin tatuajes y sin perforaciones.
  8. No tener adicciones ni vicios.
  9. Gozar de buena salud.
  10. Buena condición física.
  11. Sufragar sus gastos personales.
  12. Comprobante de domicilio y CURP.