Se dice que cuando hay “barriga llena, el corazón siempre estará contento”. Que la comida no solo afecta a los hombres, y que el camino al corazón de la mujer se encuentra exactamente en el mismo lugar, en la comida.

Ads

Los científicos han descubierto que una mujer bien alimentada puede responder mejor al romance. Durante el estudio, se les dijo a las mujeres que miraran imágenes neutrales y románticas con el estómago vacío.

Luego, las imágenes se les mostraron de nuevo, pero después de que las participantes habían consumido 500 calorías. Las reacciones de sus cerebros en ambos casos fueron revisadas utilizando una resonancia magnética.

El experimento mostró que las mujeres respondían mejor a las imágenes románticas con el estómago lleno. Las áreas del cerebro que responden a la recompensa se volvieron más activas en el segundo caso.

Ads

Esta reacción puede ocurrir porque, cuando las personas tienen hambre, es difícil para ellos pensar en otra cosa que no sea comida. Después de comer, se relajan y se abren más a las cosas. Pero eso no es todo.

Además de la conexión entre un estómago lleno y las relaciones románticas, es igualmente importante cómo la comida influye en el romance. Los investigadores demostraron que los sabores más dulces les permitían a las participantes manejar las palabras románticas mejor que las no románticas.

En este caso, las mujeres eran más sensibles a las palabras amorosas, incluso si la comida no tenía sabor. La dulzura también contribuyó a una evaluación positiva de las parejas potenciales y a un mayor interés en establecer relaciones con ellos.

Ads

Otro factor interesante es el compartir y alimentarse el uno al otro. Según el estudio, compartir comida denota una relación amistosa, mientras que alimentar a la otra persona puede indicar una relación romántica. Y si esta comida fue cocinada con diligencia y con el mayor esfuerzo, esto aumenta las posibilidades de mostrarle a la pareja lo importante que es.

La conexión entre la comida y el romance también funciona en la dirección opuesta. Por lo tanto, las emociones románticas hacen que la comida sepa más dulce, y la comida preparada especialmente para una persona en particular la hace más sabrosa.

Al comienzo de una nueva relación, las mujeres tienen más probabilidades de verse influenciadas por las elecciones de comida de su pareja. Pero cuando las relaciones se vuelven fuertes y estables, todo cambia y los hombres caen bajo la influencia de los hábitos alimenticios de su mujer favorita.

Por supuesto, el romance son sentimientos, química, emociones, intereses y hechos agradables sorprendentes mutuos. Pero, como ya hemos entendido, no podemos subestimar el poder de los alimentos en este asunto.

La comida probablemente no siempre pueda evitar que una mala cita sea un desastre o conectar a dos personas que no son compatibles entre sí. Pero puede fácilmente hacer que una velada romántica sea aún más romántica. Lo principal es no olvidar el postre.