Hoy estamos juntos pero mañana podríamos estar tratando de construir algo nuevo con otras persona más. Todo depende de qué tan puro y real sea el amor que compartimos con esa otra persona.

Ads

Cuando ese alguien especial renuncia a ti, aprendes a sobrevivir por tu propia cuenta, te hace observar que no lo necesitabas para seguir  y de hecho te hará sentirte mejor ya que no tendrás sus quejas comentándote todo lo que odia de la forma como haces las cosas.

Cuando te engaña aprendes que no importa cuán sincero y genuino seas, esto no significa que las demás personas serán iguales que tú, por ende aprenderás que siempre existirá  alguien que será capaz de engañarte aunque seas perfecta.

Cuando tu pareja se coloca siempre de primero, te enseña a que hagas  lo mismo, a valorarte y apreciarte  más y anteponer tus necesidades a las de los otros.

Cuando tu pareja te deja ir sin haber luchado por ti, te enseña a ver  lo fuerte que pudiste ser, aprendiste que no vale para nada la  pena estar con una persona que no tiene las mismas ganas de seguir que tú, aprendes a no buscar convencer a nadie ya que cuando dos personas están destinadas a estar unidas, los dos  se moverán sin tanto problemas.

Todas estas cosas verdaderamente las aprendes cuando no tuviste otra alternativa  que caer. Recuerda que de las victorias no se aprende tanto como de las derrotas, y esta separación  emocional solo te ayudará a listar para tu siguiente relación la cual sin duda será mejor que la anterior.