En todos los países hay ciertas costumbres que lo caracterizan, haciéndolos únicos y diferentes del resto. Conocer esos hábitos puede ser muy interesante, sobre todo si se planea hacer un viaje a un destino desconocido. Estas son algunas costumbres extrañas de otros países:

  • Tailandia: La cabeza es considerada una parte sagrada del cuerpo, es por eso que no se debe tocar la cabeza de otras personas. Los tenedores son utilizados para depositar comida en la cuchara, pero no para llevarse a la boca. Además, no todas las casas en Tailandia tienen cocina, pues muchos no saben cómo cocinar.
  • Indonesia: Después de una boda en la comunidad de Tidong, una pareja no debe utilizar el baño en tres (3) días, pues se considera que podría atraer la mala suerte. Los miembros de las familias vigilan a la pareja, asegurándose que así se dé esta tradición.
  • Rusia: Los rusos suelen ser muy supersticiosos. Si se sopla un silbato dentro de un edificio piensan que esto puede repeler el dinero, así como otro tipo de creencias. Tampoco se debe comer antes de visitar la casa de alguien más, pues para recibir visitas, los rusos suelen preparar mucha comida.
  • Japón: Los japoneses se bañan en la misma bañera sin cambiar el agua. Antes de esto, siempre toman una ducha. Por otro lado, la única manera de disfrutar los fideos es con la boca abierta y sorbiendo de manera pronunciada, costumbre que podría denotar mala educación en otros países.
  • Portugal: Si se pide un salero, se le hará pensar a los demás que no gustó su platillo.
  • Egipto: En este país la mano es símbolo de protección contra el mal de ojo. Tampoco hay que mover las manos cuando se habla con alguien más.
  • Finlandia: En este país nórdico el sauna es un elemento primordial. En estos no sólo tiene lugar la relajación, sino incluso las discusiones de asuntos de política o negocios.
  • Alemania: En Alemania rompen platos unas semanas antes de una boda, una tradición conocida como Polterabend. La pareja recibe una vajilla de cerámica para romperla y después, juntos, limpian el desorden, un acto que alienta el trabajo en equipo y la buena suerte para el matrimonio.
  • India: En India cuando una persona quiere decir que ‘no’ asiente con la cabeza y si quiere decir ‘sí’, la sacude. Se debe quitar los zapatos antes de entrar a un templo.

En India los baños públicos no existen, muchas personas simplemente hacen sus necesidades en la vía pública. Además, en los baños no se encontrará papel higiénico, pero sí un recipiente con agua a un lado del W.C. Consideran que utilizar papel puede obstruir las tuberías, además de que se generan residuos innecesarios.

  • China: Aunque la boda podría ser el día más feliz de la vida, en China es una tradición que la novia llore un mes antes de la celebración, y después de unos días, se reúne con los miembros de su familia para compartirles la alegría que tiene por al fin casarse.
  • Dinamarca: En Dinamarca existe una antigua tradición que data del siglo XVI que aún persiste. Si una persona permanece soltera en su cumpleaños, sus amigos le arrojan canela haciendo referencia a los comerciantes de especias que, debido a sus múltiples viajes de trabajo, no tenían tiempo para destinar a un esposo o esposa.
  • Brasil: No en todo el país, en la tribu brasileña de Sateré-Mawé, cuando un hombre alcanza la mayoría de edad, debe realizar una danza tradicional con un par de guantes puestos con hormigas bala, las cuales tienen una de las picaduras más dolorosas del reino animal.
  • Francia: En Francia, el 25 de noviembre se celebra la fête de la Sainte-Catherine, la joven patrona de las mujeres solteras. Las mujeres de veinticinco (25) años que no tienen pareja utilizan sombreros amarillos con verde, algunas como símbolo de fe y sabiduría, y otras más con la esperanza de casarse pronto.
  • Sudáfrica: Mencionando la frase «Afuera lo viejo», los sudafricanos arrojan muebles viejos por la ventana, sobre todo en festividades importantes como el Año Nuevo.
  • Hungría: Los húngaros suelen no chocar los vasos para brindar, tradición que se tiene desde 1848 cuando Austria derrotó la revolución húngara celebrando con cristales que tintineaban. Es por eso que los húngaros decidieron no chocar los vasos o copas durante ciento cincuenta (150) años.