Romper con una persona  que amas es algo  horrible, pero darte cuenta que fuiste tú quien condujo  todo a una especie de espiral de destrucción y que por tu culpa rompieron, esto es algo  que las personas llaman una «relación tóxica» es intolerable.

Ads

Una persona tóxica hacen que   sus parejas se distancie, luego  a sus amigos e inclusive  a familiares; quedando solos en una combinación  de enojo  y depresión por su incapacidad de perdonar y más fundamental, perdonarse.

Te das cuenta del daño que le hiciste a la otra persona:

Como si tu vida culminara, en minutos  rememoras todas las ocasiones  que tú fuiste la causante  de su sufrimiento  y descubrirás que las personas tóxicas realmente existen  y una de ella eres  tú.

Ads

Culpas por todo a tu pareja:

Lo culpas por cualquier cosa,  pero nunca te preocupas  por tus equivocaciones. Si te reclaman algo, tienes preparada la defensa y el contraataque para demostrar que  tú  haces todo bien.

Siempre cuentas  el otro lado de la historia:

Ads

Si las cosas están en tu propia contra, hallas  la manera  de hacer que tu pareja  tenga la culpa. Pero hay algo peor, si haces alguna cosa  mal distorsionas la verdad para que tus equivocaciones  y errores no salgan a la luz.

Te obsesionaste con los aspectos negativos:

Lo positivo siempre pesa  más que lo negativo. Centrarse  en lo negativo  de una relación amorosa ocasiona  que  olvides el verdadero motivo  por la cual  estás con una persona.

Juegas el papel de la víctima:

Hay momento en  que si  llegas a aceptar la culpa de lo que sucede o sucedió, pero en  ves de enfrentar las consecuencias tratas de conseguir la manera  en que  los otros  se compadezcan de ti.