En esta oportunidad, compartiremos once (11) costumbres que impiden ser exitoso, publicados por The Business Insider, y algunos tips para combatirlas:

Ads
  1. No quedarse callado: La sociedad nos ha enseñado a no hablar y a obedecer, para no romper las normas. Hacerse escuchar y no tener miedo de sobresalir es la clave para el éxito, pues cada uno de nosotros fue hecho para triunfar.
  1. Ser puntual: Una persona exitosa debe generar confianza y compromiso. Según la Universidad Estatal de San Francisco, la impuntualidad está relacionada con la ansiedad, la baja autoestima y la tendencia a buscar problemas.
  1. No guardar resentimiento: No se debe guardar resentimientos que a la hora de la verdad nos afectan a uno mismo. De hecho, ocultar estas emociones negativas puede traer problemas de salud.
  1. No te conformes: La vida nos ha mal enseñado que conformarse ocasiona menos problemas. Pero muchas veces al dejarse llevar por los demás, se están perdiendo grandes oportunidades.
  1. No derrochar dinero: Si en el día a día es normal quedarse sin dinero, esto puede ser un reflejo de la vida o del futuro financiero. El ahorro es vital para las finanzas y además para proyectarse como una persona organizada y sensata.
  1. No ser procrastinador: Aquellos que sufren del mal de dejar todo para después saben que no es nada fácil de corregir.
  1. Ser honesto: Las mentiras son adictivas y una conlleva a otra más grande hasta que se ve envuelto en una red difícil de escapar. A veces es frustrante ver cómo los demás consiguen el éxito con mentiras y trampas, pero es mucho más satisfactorio tomar el camino de la verdad.
  1. Dejar de quejarse: Está bien decir lo que se piensa, sobre todo si algo no gusta. Pero no se debe exagerar.
  1. No alejar a las personas: Somos seres humanos, vivimos en sociedad y necesitamos amigos. Una de las grandes claves del éxito es tener una amplia red de contactos que en un futuro puedan sacar de algún apuro.
  1. Cuidarse sin falta: No se podrá disfrutar del éxito si no se cuida la salud. El estrés puede llegar a ser el peor enemigo.
  1. Mejorar el lenguaje corporal: El cuerpo puede decir mucho más que las palabras. Mostrarse siempre como alguien seguro, es súper importante.