Socialmente las mujeres que aceptan una relación con hombres comprometidos y aquellas que perdonan una infidelidad de sus parejas parecen ser juzgadas de la misma manera.

Debido a este estigma muchas personas mantienen la infidelidad de su pareja como un secreto para evitar ser juzgadas por decidir quedarse con él y eso puede derivar en aislamiento.

Si bien las relaciones sociales y sobretodo las relaciones de pareja han dado un vuelco continuamos regidos bajo las relaciones de monogamía, es decir, de una sola pareja y ante una infidelidad la única respuesta es la separación y el divorcio.

Ads

Quizás esto se deba a que, cada vez son menos las mujeres que deciden darle vuelta a la página cuando son traicionadas y continuar con su vida en pareja.

Pero, Según psicólogos, el hecho de que una mujer perdone una infidelidad no significa más que esperanza y amor. Aunque recuerda la frase que dice:

«La primera infidelidad es culpa del infiel, pero la segunda, será tu culpa por perdonar».

Los hombres son mucho más “territoriales” con el cuerpo de su esposa que las mujeres; eso las hace más propensa que ellos a la hora de perdonar una infidelidad. Ya que la idea de saber que otro hombre ha estado físicamente con su esposa es algo que, por lo general, no pueden tolerar.

Ads

Las mujeres, por su parte, somos lo opuesto. El hecho de saber que su esposo ha estado con otra mujer (físicamente) duele, pero no tanto como duele saber que sus esposos se han involucrado sentimentalmente con otra mujer.

La traición duele más cuando sus esposos han dedicado tiempo, atención y emociones a la otra mujer. Pero, por lo general, los infieles que buscan una segunda oportunidad con sus esposas, no admiten haberse enamorado de “la otra”.

Las mujeres prefieren la cruel verdad que la más dulces de las mentiras; los hombres no son buenos para escuchar la verdad

Según los especialistas, las mujeres son capaces de “sentir” cuando alguien les está mintiendo, lo sienten como un malestar físico.

Por el otro lado, los hombres prefieren mentirles a las esposas no sólo porque saben que las van a hacer enojar, sino porque para los hombres, la verdad duele más.

En el caso de una infidelidad, la mujer prefiere que él le diga todo, absolutamente todo, y sólo allí podrá perdonarlo. Los hombres, sí quieren saber la verdad, pero cuantos más detalles conozcan y más frontal sea esa verdad, menos podrán perdonar.

Ads

La mujer es más susceptible a perdonar, porque casi por instinto piensa o siente que la infidelidad de su esposo, es en parte, su responsabilidad.

Por el contrario, en la mente de los hombres, las mujeres no tienen ninguna excusa o razón para serles infiel, y por ello la infidelidad es algo imperdonable.