Dicen que antes que ser mujer, hay que ser madre. Solo las personas que han tenido la dicha de prestar su vientre durante nueve (9) meses para darle vida a un hijo (a), saben lo que es sentir amor incondicional.

Ads

Lo que una madre es capaz de hacer por un hijo, es infinito, es un instinto en el que se hace lo que sea para que él esté bien. Sin embargo, los expertos señalan que no es recomendable querer más a loss hijos que a la pareja, pero, esto no quiere decir que se van a poner sus necesidades por encima del compañero sentimental.

No obstante, expertos dicen que no se debe amar mas a los hijos que a la pareja, sino poner todo el amor en una balanza y mantener un equilibrio.

Es claro, que los niños son demandantes, requieren atención, cuidados, esfuerzo, y, por supuesto trabajar duro. Porque educar, es la tarea más complicada que puede tener un ser humano. Contrario a la pareja, amarla esta en nuestra decisión, no hay una unión fuerte, aparte de los hijos, sino que se trata mas bien de alimentar día a día la planta para disfrutar del fruto.

Ads

Un estudio, explica cuáles son las razones por las que no se debe amar más a los hijos que a la pareja. Para empezar, sugieren que aquellos padres que tienen un vínculo emocional fuerte y sano, tienen hijos más seguros. Es decir, aquellos que crecen en un hogar lleno de amor.

Los hijos son una esponja, aprenden todo lo que ven en casa, ellos adoptan el tipo de pareja que es bueno, sus padres son su mayor ejemplo.

De hecho, parte de esta investigación analizó el día a día de diferentes padres, en el que quedó demostrado que cuando la pareja maneja altos niveles de confrontación y estrés, provocan que sus hijos se alejen e incluso tengan actitudes apáticas y de desagrado con el resto.

Eso sin contar, que los hijos se sienten culpables por la tensión que hay entre sus padres. Es decir, esto básicamente va más dirigido a los padres que deciden perdurar con el matrimonio. No funciona, eso de que estar juntos se vuelva una obligación solo para darle una familia a sus hijos.

Ads

En conclusión, los expertos recomiendan que las parejas no olviden que los hijos son producto de lo que sienten el uno por el otro, no deben dejarse caer y mucho menos descuidar lo que sienten.